El Dedo del martes 18 de diciembre

0
41

Por Niko Jones

  • El fanfarrón Mike Pompeo ‒fanático de los ñoquis‒ llevó el azufre del Departamento de Estado al diabólico milico Jair Bolsonaro. “Gringolandia te ama, hijo”, dijo Pompeo al fascista. No hay duda, el Diablo los junta.
  • Las cosas se están color de hormiga en la Casa Blanca. James Comey, el subversivo ex director del FBI, acusó de “mentiroso” al pilluelo del copete dorado que lo despidió en 2017. ¿Caerán las barras y las estrellas?
  • Los planes golpistas contra Venezuela se fueron “a la ñex”. Putin envió a Caracas unos aviones militares cojonudos, con un mensaje directo al Pentágono: “no se metan con el tovarich, o se las verán con nosotros”.
  • Si en Estados Unidos llueve, en Panamá no escampa. Odebrecht hace publicidad y dona a la Teletón, mientras los “monos gordos” de la corrupción andan libres. Parece que las coimas y los peculados no son delitos.
  • El contralor general revisa inmensas cajetas con planillas y recibos de compra de hojaldres en la Asamblea Nacional, pero no investiga a las empresas que robaron fondos de la Caja de Seguro Social. ¿Por qué será?
  • A todos los que van al Ministerio de Vivienda para reclamar la devolución de depósitos por alquileres les tienen una única respuesta: “el sistema está caído en forma indefinida”. ¡Vaya manera de engatusar la población!
  • El presidente Varela no escarmienta. Insiste en la alianza público-privada para la construcción de viviendas. El mandatario olvida que los “empresarios” bellacos olfatean “la lana” del Estado para llevarse el botín.
  • Con la plata que devolverá el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) a la ACP se podrían tapar los baches en carreteras de Panamá y sobraría para aumentar el monto de prensiones de los jubilados y comprar medicamentos.
  • A los candidatos de libre postulación los ponen a recoger firmas como pendejos, mientras que los partidos políticos tradicionales sólo necesitan unas primarias y un dedo largo y grueso para imponer a los “cocotudos”.
  • Encima de ello, el Tribunal Electoral informa a candidatos de libre postulación que la mitad de las firmas en los libros corresponde a difuntos. La gente se está cansando de esos cuentos de la cripta e historias de zombis.
  • Por cierto, el médico Bey Mario Lombana, el papá del inefable candidato Diego Lombana, pidió casa por cárcel para Ricardo Martinelli, en vez de conseguirle Agua de Maravilla, Vicks, bálsamo y supositorios.
  • En Panamá, no todos somos iguales. La cena navideña de trabajadores expulsados de sus tierras en el distrito del Barú será plátano y en la Corte Suprema de Justicia probarán la deliciosa canasta del Súper 99. ¿Equidad?
  • La venta subsidiada de jamones es un plomo. A humildes que quieren adquirir jamón, los pusieron a hacer largas filas como perfectos ahuevados. Según el panameñismo, la culpa de la pésima distribución es de El Grinch.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here