Las elecciones

0
69

Las elecciones

Por Julio Bermúdez Valdés
Redacción de Bayano digital

Un giro cualitativo registra desde el último fin de semana la jornada electoral panameña. La oferta partidaria se ha cerrado con propuestas que sugieren énfasis en la juventud, los sectores populares, las mujeres, sectores religiosos y los empresarios.

Aun cuando todos hablan de cambios, sus intenciones apuntan más hacia los votos que a las propuestas programáticas, lo que podría estar por resolverse a partir de los primeros debates en que se vean los candidatos.

El PRD, con Laurentino Cortizo a la cabeza parece identificar en la juventud y los sectores populares votos a conquistar. La designación unánime del joven empresario José Gabriel Carrizo parece apuntar en ese sentido, en lo que algunos observadores señalan como un aporte al ya alto porcentaje de votantes que registra Cortizo según las encuestas preliminares que circulan extraoficialmente.

Conocedores de estos datos, el panameñismo y Cambio Democrático parecen haber considerados cuidosas estrategias. Ambos colectivos presentaron al país como sus respectivos vicepresidentes a un presentador de televisión y a una empresaria Nilda Quijano, de imágenes aceptables sobre el lectorado.

Mientras que Luis Casis proyecta la positiva imagen de un filántropo del reality show que va con una carretilla por distintos puntos del país recogiendo significativas sumas de dinero para operaciones de niños de familias sin recursos, Nilda Quijano es una conocida empresaria que dirigió la Zona Libre de Colon y que hasta ayer era tenida como de filiación perredista.

La estrategia del CD parece dirigida a captar el voto de corazones conmovidos en lugar de votos reflexivos. La del panameñismo ha sido un disparo calculado, no solo a captar votos entre los evangélicos donde Quijano tiene gran aceptación, sino del propio PRD donde es tenida por muchos de sus afiliados como una profesional honesta y capaz.  Su designación parece materializar una aseveración del candidato panameñista José Isabel Blandón de “reinar sobre la división del PRD”, una estrategia exitosa en las dos últimas campañas. Pero los panameñistas tienen un problema, el pesado lastre que hereda de la administración Varela

Pero aun cuando ambas estrategias parecen bien concebidas, parecen puntos elaborados a partir de una realidad: desde que se inició en el último trimestre de 2018  Nito Cortizo sigue a la cabeza de las simpatías electorales.

Con un discurso directo, sencillo y donde prima el afecto y la fraternidad Cortizo podría ser el nuevo presidente panameño. Solo sus grandes posibilidades explican las cuidadosas estrategias de sus adversarios.

Aun así, se puede concluir que a partir de la fecha los comicios panameños entran en una fase decisiva, donde el discurso programático, la credibilidad, el carisma, pero sobre todo el factor organizativo y movilizador pasan a jugar roles decisivos. Ya los candidatos por libre postulación completaron sus ofertas, y de los tres que clasificaron para las elecciones del cinco de mayo Ana Matilde Gómez parece la de mayores posibilidades.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here