La extraña candidez del Contralor

Humbert formula sus declaraciones, con la misma candidez que lo hace el presidente Varela, al evadir preguntas sobre los diez millones de dólares que habría recibido de Odebrecht en su campaña de 2009

0
207
Federico Humbert, Contralor General de la República

La extraña candidez del Contralor

Por Julio Bermúdez Valdés
REdacción Bayano digital

Y lo haría otra vez: ¿Auditorías erradas? ¿Complicidad en los delitos con Odebrecht?

El contralor Federico Humbert parece asistir a un mea culpa en letanía. Hace unos días, cuando una auditoría deficiente fue señalada como causa del fracaso de un proceso que se le seguía al exministro del MIDES Guillermo Ferrufino, el principal fiscal de las finanzas del país dijo que “la firmaría otra vez”. Ahora, tras admitir que avaló el contrató que le permitió a la señalada constructora brasileña realizar la línea dos del Metro, ha vuelto a decir que “lo haría otra vez”.

¿Hidalguía y palabra de honor? Humbert parece desconocer no solo los procedimientos fiscales sino la envergadura de la situación en la que se ha metido.

A finales del quinquenio pasado fueron reiteradas las denuncias acerca de los supuestos sobrecostos de la línea uno de metro. Las sospechas apuntaban hacia la posibilidad de que el proyecto hubiese sido fuente de ilícitos, al punto de que el entonces candidato presidencial y ahora presidente de la república Juan Carlos Varela incluyó en sus promesas de campaña una auditoria a la línea uno. Nunca, en los cuatro años y cinco meses que lleva de gestión, el gobierno de Varela realizó la prometida auditoría, y por el contrario mantuvo al frente de la construcción de la nueva vía al conocido ingeniero Roberto Roy.

Fue una decisión que levantó inquietudes y preguntas, entre ellas algunas sobre el futuro de la auditoría que jamás se realizó. Ahora se entiende por qué no. ¿Cómo podía realizar una auditoría el mismo contralor que estaba avalando la nueva contratación? Pero no solo es esa la interrogante. Surgen otras ¿Entonces era mentira los sobrecostos de la línea uno? ¿Solo fue un ardid de campaña?

La trama se vuelve más dramática si la realidad fuera todo lo contrario ¿Eran cierto los sobre costos? ¿Por qué no se realizó la auditoría? ¿Y si eran ciertos, por qué se firmó un nuevo contrato, estando al frente los mismos funcionarios y con la misma constructora que dio 59 millones de dólares en sobornos a funcionarios panameños? ¿Hacia dónde estaba mitrando el Contralor Humbert?

¿No explica eso en parte, por qué, mientras una comunidad nacional, inclusive internacional, señalaban a la empresa y sus audaces métodos de seducción, Humbert guardaba silencio? Al igual que Humbert, el gobierno Varela ha sido evasivo en este asunto. El Contralor es la primera figura de alto nivel que admite que mientras en América, África y Estados Unidos Odebrecht era sometida a procesos incriminatorios, firmaba un contrato millonario, en medio de las pesquisas que realizaba el Ministerio Público.

Y arropa sus declaraciones en una supuesta preocupación ética por quienes viven en Pacora, Pedregal o Tocumen. ¿O sirve acaso este mismo un argumento al expresidente Ricardo Martinelli para hablar de ética?

Humbert formula sus declaraciones, con la misma candidez que lo hace el presidente Varela al evadir preguntas sobre los diez millones de dólares, que habría recibido de Odebrecht en su campaña de 2009, admitida por su entonces tesorero Jaime Lasso. Ahora Humbert dice que “se ha estado pendiente de la construcción de la nueva línea y el proceso de licitación…” ¿Sería equivocado pensar que todo lo actuado por el contralor y el propio gobierno se vendría abajo si se corroboran los señalamientos que hasta ahora guarda a buen recaudo el Ministerio Publico? O hubo una consciente campaña de mentiras en el pasado quinquenio, o en el presente, a sabiendas de las proyecciones preocupantes de las acciones de Odebrecht, tanto el contralor Humbert como el gobierno del presidente Varela dieron paso a una acción irregular, generadora de un sinnúmero de preguntas que sin dudas van a surgir en los próximos días. Con un cardinal ¿Por qué?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here