Varela, Asalto al Estado forma superior de corrupción

El soborno a los diputados, funcionarios públicos y jueces para que voten e implementen decisiones administrativas y judiciales favorables al sector económico que representa, es la corrupción denominada el asalto al Estado.

2
101
Palacio de las Garzas
  1. Varela, Asalto al Estado forma superior de corrupción

Por Cecilio E. Simon E.
Redacción de Bayano digital

El peso clientelista de la gruesa chequera de Varela pudo más que la “línea” de Pedro Miguel González. Con el acostumbrado manotazo sobre la curul, más de 50 diputados de oposición postulados para la reelección por el PRD y el CD, ratificaron la designación de Jorge González como miembro de la  Junta Directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

Más allá del clientelismo que encierra esa bochornosa votación, el presidente Varela somete a la sociedad panameña a una forma de corrupción a gran escala  denominada por Joel Hellman y Daniel Kaufmann, asalto al Estado.

MANIFESTACIONES DE ASALTO AL ESTADO

“En las economías en transición, la corrupción ha forjado una nueva imagen: la de los llamados oligarcas que manipulan la formulación de las políticas e incluso configuran las nuevas reglas del juego para su propio beneficio. Éste es el comportamiento que denominamos  asalto al Estado.”

  • El Control del nombramiento y las designaciones de magistrados y directores de instituciones.
  • El financiamiento de los partidos políticos y a los candidatos a puestos de elección.
  • El soborno a los diputados, funcionarios públicos y jueces para que voten e implementen decisiones administrativas y judiciales favorables al sector económico que representa, son formas de corrupción denominada el asalto al Estado.

Hellman y Kaufmann diferencian los beneficios de la corrupción y señalan que  los resultados del “Asalto al Estado” son de largo plazo, en tanto que el rendimiento de las otras formas de corrupción son de corto plazo.

Asalto del Estado para la ratificación de los magistrados

La administración Varela ejerce con maestría el “asalto al Estado” como forma superior de corrupción. El asedio del contralor general de la República, Federico Humbert, quien por 15 meses congeló sendas planillas que manejaban los diputados para realizar cuestionados nombramientos, para presionar el voto favorable para los proyectos del Ejecutivo, tipifica el “asalto al Estado”.

Un claro ejemplo de “asalto al Estado” fue la ratificación, por parte de la Asamblea Nacional de Diputados, de los juristas Olmedo Arrocha y Abel Zamorano como magistrados de la Corte Suprema de Justicia, tras la reactivación de la cuestionada planilla 080.

Ratificación a un mes de las elecciones

Carentes de compromisos ideológicos, la falta de recursos para el financiamiento de sus campañas y la cruzada no a la reelección emprendida por la sociedad civil que no favorecen sus intenciones reeleccionistas, llevó a esos diputados a tarifar su voto en la Asamblea.

Solamente Zulay Rodríguez, quien se opuso en la Comisión de Credenciales a la ratificación del Ministro de la Presidencia y el secretario general del PRD, Pedro Miguel González, que mostró a sus copartidarios la resolución de los nueve miembros del CEN de su partido, en la que consideran que a un mes de las elecciones no es oportuna la ratificación de los nuevos directores de la ACP.

El también diputado González sustentató que el Titulo Constitucional y el Reglamento de la ACP son contrarias a la politización de la entidad.

Al igual que dirigente del PRD, el debate en las redes sociales  critica el carácter partidista de esos nombramientos. El rechazo a los partidos políticos los lleva a cuestionar las designaciones de años anteriores, que a descalifican a ciudadanos meritorios, designados en la directiva de la ACP por su aporte a la lucha por la conquista de la soberanía en la Zona del Canal, con independencia a su militancia partidista.

Diputados tarifados sometidos al asalto del Estado

Con relación a Jorge González, no hubo consulta ciudadana en la Comisión de Credenciales.  Su ratificación fue clandestina, como denunciara el secretario general del PRD que c considera como único mérito del Ministro de la Presidencia “ser mano derecha del presidente Varela”, quizás por el destacado papel que jugó durante el asalto militar a la Asamblea Nacional en enero pasado, que muchos consideraron un golpe de Estado.

Los diputados tarifados, sometidos a la asalto del Estado, no miden el carácter chantajista del gobernante, quien se presta a saciar parcialmente con nuevos sobornos, la inmensa sed de recursos de los diputados releccionistas, con el objetivo obtener la ratificación de los otros miembros designados a la Junta Directiva de la ACP. Y en caso de desobediencia, someterlos al escarnio público, como es su práctica habitual.

2 COMENTARIOS

  1. Lo que hay que publicar es la lista de los diputados que votaron a favor de los designados de Varela, para qe todo el país los conozca como vendidos al mejor postor y tacharlos para que nunca más salgan en una votación.

    • Hola Mario De La Cruz:

      Es necesario saber más sobre los nombres y los intereses oscuros vinculados a la decisión parlamentaria adoptada de espaldas a los intereses mayoritarios de la población panameña y en perjuicio del legado de los mártires. Agradezco sus comentarios.

      Saludos,

      David Carrasco
      Director de Bayano digital

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here