VISIONARIO DEL AGRO

Entre las décadas del 60 y 80, se destacó en el horizonte agropecuario un hombre emprendedor, que llegó a empoderarse como el primer y más sólido coadyuvante de los primeros agricultores que en busca de bonanzas se lanzaron a la riesgosa tarea de producir arroz.

0
454

Agustín Tejeira Araúz
Ingeniero Agrónomo
Especial para Bayano digital

En momentos críticos como los actuales, vivimos en medio de una pandemia sin precedentes, es menester recordar personas que han tenido influencias positivas en el sector primario de nuestra economía, misma de la cual a la vez depende nuestra seguridad alimentaria, que ahora la vemos más imprescindible que nunca.

Y es que, entre las décadas del 60 y 80, se destacó en el horizonte agropecuario un hombre emprendedor, que, a pesar de sus raíces y educación, de padre norteamericano y madre panameña, educado a nivel profesional en los Estados Unidos, llegó a empoderarse como el primer y más sólido coadyuvante de los primeros agricultores que en busca de bonanzas, se lanzaron a la riesgosa tarea de producir arroz, en la zona central del país ; me refiero a Roberto Eduardo Healy Quelquejeu, mejor conocido como Bob Healy.

Por aquellos años, todavía no se había estructurado un sector bancario que se atreviese a incursionar con tanto ahínco en el campo, como lo hizo nuestro protagonista a tal punto que hasta estableció su hogar , junto a su distinguida esposa Carole Watkins de Healy, en el sector de los Llanos de Coclé, específicamente en Las praderas de San José de El Coco, para desde ahí paralelamente crear empresas dedicadas a la actividad agropecuaria, como lo fueron Desarrollo Agropecuario S.A. (DASA), Equipos y Agroquímicos S, A. (EASA) y Ganadera Healy S.A. , esta última dedicada a la Cría y Mejoramiento Genético de Ganado Bovino (importando sementales de la raza Red Poll desde Jamaica) al igual que el establecimiento de una de las primeras empresas dedicadas a la producción de gallinas ponedoras del interior del país.

En DASA, estableció uno de los primeros Molinos de Arroz a nivel nacional, (llegando a ser el primer presidente de la Asociación Nacional de Molineros de Panamá) y en EASA montó toda una infraestructura para el apoyo al productor. Todas ellas dieron empleomanía a una gran cantidad de coterráneos y foráneos, que luego formaron hogares en la zona. Pero algo que distinguió al personaje fue su don de gente; de carácter firme pero sublime a la vez, con cualidades de desprendimiento, (llegó a donar los terrenos para la construcción de las instalaciones del actual IFARHU en Penonomé).

Entre sus facetas, llego a ser uno de los primeros y más grandes productores de arroz, extendiendo sus aventuras hasta el Valle de Tonosí y Tocumen, donde logró experimentar éxitos y fracasos, éstos últimos producto de plagas, escasa tecnología en aquella época y sobre todo de las variables climáticas, que hoy en día son más atenuantes para los valientes productores del mencionado grano.

Otra de sus cualidades destacables, sin lugar a dudas lo fue su coraje, de atreverse en aquella época donde no existía el Seguro Agropecuario, a dar Financiamiento, Insumos y Equipo Agrícola (Proveía de Semillas, Fertilizantes, Agroquímicos, Tractores con sus implementos y hasta Cosechadoras) con la sola promesa de recuperación de pago a futura cosecha, a una gran cantidad de medianos y pequeños productores, que sin la presencia de este visionario, les hubiera sido imposible llegar a labrar sus terrenos.

En el año 1987, le fue conferida por el Gobierno Nacional la Orden Vasco Núñez de Balboa. en el grado de «Gran Oficial”, ocasión en donde expresó la frase «No es función del Estado Producir, es función del Estado crear Infraestructuras, Transferir Tecnología y propiciar el clima de tranquilidad para el desarrollo de la Empresa Privada”.

Healy , recién llegado de terminar sus estudios como Ingeniero Zootecnista, de la prestigiosa Universidad de Cornell, Nueva York fue contratado por la empresa Azucarera La Estrella, en la zona de Aguadulce, donde realizo sus primeras labores agropecuarias; pero su visión hacia el accionar con independencia en el sector agropecuario, lo hizo radicarse en Penonomé, en donde rápidamente fue acogido por su agradable personalidad, acompañado del carisma de su querida esposa Carole, la cual incursionó más tarde en establecer una de las primeras Urbanizadoras de la capital Coclesana, Inmobiliaria Karola, misma que aún mantienen activa sus herederos, con igual ímpetu al de sus progenitores.

Me tocó el honor de ser su colaborador en la Empresa Agropecuaria de Tocumen, en donde comprobé muchas de sus cualidades ya descritas, su alta capacidad administrativa, de igual forma que su perspectiva hacia el sector productivo de Panamá.

Si los productores de Arroz de la zona central del país, de aquellas épocas no hubiesen tenido el impulso de este personaje, de seguro hoy no se mantendría la cultura por la tradición a este cultivo, en la actualidad, tan importante para el panameño.
Bob Healy, falleció a la temprana edad de 55 años; no sin antes haber dejado un legado, sin la menor duda imperecedero en nuestra agricultura.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here