¡Vienen los “gringos”!, el grito de la invasión

2
317
Soldados estadounidenses en los barrios de Panamá, durante la invasión en 1989.

Por Antonio Saldaña
Abogado y analista político

Las manecillas del reloj se detuvieron —11:45 p.m. hora del Istmo o las 23:45 del meridiano internacional— en la víspera de la Navidad, hace 32 años.

En ese momento de la historia, explotó la primera de las decenas y decenas de bombas que siguieron, aquella aciaga noche del 19 y del amanecer del 20 de diciembre de 1989, lanzadas por el ejército más poderoso de la Tierra en contra del país más pequeño del continente americano. Ello se describe en la historia angloamericana como “Operation Just Cause”. En Panamá, se le ha denominado genocidio del pueblo panameño. En el mundo, se le escribe como la invasión.

《Como lo demuestra el testimonio de la familia Padilla-Brown e incorporado en una comparecencia nuestra (Cortesía de Sala) en el Pleno de la Asamblea Nacional [de Panamá] en la sesión ordinaria correspondiente al 4 de diciembre de 2007.

«Señor presidente, honorables diputadas y diputados: Rita (Padilla-Brown) no era civilista ni tampoco militarista. Ella es una víctima inocente, [que] para salvar su vida tuvo que saltar del balcón de su apartamento, cuando, producto del bombardeo indiscriminado de la Fuerza Aérea estadounidense, incluyendo el avión invisible, se incendió el barrio mártir [El Chorrillo]“.

Debido a esa acción de indescriptible brutalidad cometida por el ejército de los Estados Unidos, quedaron discapacitados [Con capacidades especiales] la madre de Rita aquí presente, una sobrina de Rita recién nacida. Este 20 de diciembre, cumplirá 18 años de edad. Y, perdió la vida, un hermano de Rita. ¿Puede alguien aquí presente contar una mayor tragedia familiar que ésta?»》 (La Estrella de Panamá, 20/12/2014).

Esa misma pregunta se la hago a las fuerzas políticas anti nacionales de hoy que, en contubernio con el gobierno estadounidense, promueven la remilitarización de la Fuerza Pública panameña, en circunstancias en que la Constitución establece que “La República de Panamá no tendrá ejercito”. Peor aún, en maniobras de trastienda han concertado acuerdos con el mismo ejército que masacró a la familia de Rita y miles de panameños más, para establecer dos bases militares norteamericanas en el territorio istmeño (Una, en las riberas del Canal-CROAN, y otra, en la provincia del Darién).

“Finalmente, el ‘rosario’ del vasallaje no termina allí. La joya de la corona se la lleva el actual gobierno, que permite la insolente intervención pública del diplomático estadounidense (un pinche agregado comercial) en los asuntos internos de Panamá. Y, la “cerecita” del ignominioso sometimiento político del presidente y de la canciller de esta caricatura de República, es la ostentosa presencia de “especialistas” militares y civiles norteamericanos (de la CIA, la DEA, el Departamento del Tesoro, etc.) en instituciones de seguridad nacional y de fiscalización del Estado vasallo“. (Bayano Digital).

Es decir, de nada sirvió el sacrificio de los mártires y héroes del 9 de enero de 1964 y más recientemente —hace 32 años— el “holocausto” y martirologio del pueblo panameño en la Navidad de 1989; porque treinta y dos (32) años después, la oligarquía vende patria deshace deshonrosamente las conquistas del pueblo panameño alcanzadas con luto, dolor, sacrificio y muerte.

¡Así de sencilla es la cosa!

2 COMENTARIOS

  1. Y ELLOS POSTULAN QUE CUMPLIAN ORDENES PUES UN TAL FULANO PANAMEÑO ORDENO LA INVASION POR TAL RAZON NO HAY DEMANDA VALIDA….INCREIBLE…DONDE ESTAN LOS PANAMEÑOS PENSANTE—–LOS DIPLOMAS DEBAJO DEL BRAZO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here