Ecuador y Rusia desarrollan dos nuevos satélites para lanzarlos al espacio

0
59
Imagen referecial de un satélite en el espacio. (Foto: CCO/Pixabay).

Ecuador y Rusia desarrollan dos nuevos satélites para lanzarlos al espacio

QUITO (Sputnik) – La Universidad Tecnológica Equinoccial de Ecuador y la Universidad Estatal del Suroeste de Rusia trabajan en el desarrollo de dos nuevos satélites que prevén ser lanzados en 2019, dijo el director del Centro de Cooperación Científico-Técnica e Innovadora con Países Iberoamericanos del centro de estudios ruso, Nikolay Frolov.

“Este momento ya ha empezado el trabajo para la fabricación de dos satélites y, a diferencia del primer satélite (de julio de 2017) que era de pertenencia de las dos universidades, esta vez se van a lanzar dos satélites, pero de propiedad individual de cada una de las universidades y van a volar en forma conjunta porque van a ser lanzados al mismo tiempo”, señaló el experto.

En ese sentido, recordó que en julio de 2017 desde el Cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, se lanzó un satélite desarrollado por docentes y estudiantes de ambos centros académicos luego de tres años de trabajo, y debido a lo positivo de la experiencia se decidió emprender un nuevo proyecto.

Frolov detalla que después de ese lanzamiento hubo una reunión entre los rectores de las universidades “y se llegó a un acuerdo para continuar en el trabajo en el área espacial”.

Para el académico ruso, lo interesante de estos nuevos satélites es que se pondrá a prueba “una configuración diferente” que permita colocar nuevos dispositivos y herramientas científicas al interior de los mismos y “una vez que se pruebe esta nueva metodología, podríamos ofrecer servicios a Rusia, a Ecuador, a empresas o a instituciones que estén interesadas en usar algún tipo de servicio que les brinde el satélite”.

Por ejemplo, dentro del satélite se podrían colocar sensores que permitan monitorear un área o territorio determinado, también se podría instalar sensores en barcos y desde el satélite monitorear su posición “y en caso de que algún buque infrinja la ley o rebase los límites determinados, se podría dar un aviso”, dice en cambio a esta agencia el responsable del Centro de Investigación de Mecatrónica de la UTE, Fausto Freire.

Para ambos responsables del programa, el objetivo principal en este momento “es trabajar en el control del satélite, que primero funcione para luego poder brindar esos servicios”.

Para el desarrollo de los satélites se formarán grupos de trabajo (tanto de profesores como de estudiantes) en los dos centros de estudios y en Ecuador la idea es contar con “los mejores estudiantes de la carrera de ingeniería Mecatrónica”, apunta Freire al tiempo de manifestar que de esta forma se formará “un semillero de investigadores”.

“Está previsto que ellos también viajen a territorio ruso y se incorporen al grupo de trabajo” de la Universidad Estatal del Suroeste para formarse en estudios teóricos y prácticos del espacio.

Sobre la utilidad de los satélites, Frolov asegura que este tipo de instrumentos “cuesta mucho menos que los satélites más grandes y pueden realizar funciones muy similares”.

Asimismo, resalta que el tiempo de construcción de un satélite depende, sobre todo, del trabajo que se invierta, pues la compra de los componentes “quizá no es lo más importante” y “es poco comparado con lo que cuesta desarrollar”, pues se debe considerar “las otras etapas de la construcción del satélite hasta el lanzamiento”.

Hay que tomar en cuenta además que se construyen y destruyen prototipos en el camino hasta llegar al más adecuado, al que hay que conseguirle al menos 15 certificaciones para que su lanzamiento sea autorizado.

Para generar un trabajo integrado, las dos universidades cuentan con centros de control y monitoreo de satélites, pero ahora incluso se incrementarán las funcionalidades de estos espacios.

Los nuevos satélites, tal como el primero, serán construidos con materiales que aseguran su correcta desintegración en la atmósfera, con el fin de que elementos pesados o nocivos no caigan a la tierra cuando esto ocurra.

Esta será entonces la segunda vez que Ecuador contará con un satélite desarrollado por una universidad nacional.

Rusia mantiene convenios de este tipo también con la Escuela Politécnica Nacional, además de acuerdos en materia de salud, educación e innovación.

Información relacionada:

El anuncio hecho por la corporación espacial rusa Roscosmos de aumentar su flota de satélites hasta más de 200 aparatos para el año 2030, es una muestra clara del potencial que ven en esta trascendental esfera.

“Para asegurar el desarrollo estratégico de la corporación (…) está previsto aumentar la flota satelital hasta más de 200 satélites para 2030”, comunicó el director general de la compañía, Ígor Komarov durante una reunión que sostuvo el presidente ruso, Vladímir Putin, con los miembros del Gobierno.

Según explicó el jefe de Roscosmos, ese número de satélites permitirá cumplir eficazmente las tareas asignadas.

Komarov también reveló que la flota satelital rusa estaba integrada por 141 aparatos espaciales a finales de 2016.

Los planes estratégicos de Roscosmos ‒continuó‒ prevén aumentar la comercialización de los servicios espaciales y duplicar los ingresos que aportan.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here