Una decisión correcta para salvar vidas

0
194

El anuncio oficial de que Panamá adquirirá tres millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V, reviste una gran importancia en el ámbito sanitario y representa un paso en la dirección correcta para reforzar la lucha contra la pandemia de Coronavirus (Covid-19).

La decisión está consignada en una nota remitida por el ministro panameño de Salud, Francisco Sucre, al director ejecutivo del Fondo Ruso de Inversión Directa, Kirill Dmitriev, tras el incumplimiento del contrato de la farmacéutica Pfizer.

Con esa decisión, de valor estratégico, Panamá se coloca en entre los países que se desligaron de la dependencia, respecto al monopolio que ejercen desde hace décadas las multinacionales farmacéuticas.

La vacuna Sputnik V, producida por el prestigioso Instituto Gamaleya, no sólo ha demostrado una efectividad cercana al 100 por ciento, en materia de inmunización, sino que posee un alto nivel de seguridad y un mínimo de efectos adversos comprobados.

Esas características del innovador producto ruso han sido evaluadas en forma positiva por la Organización Mundial de la Salud (OMS), virólogos y epidemiólogos de varios países, y sus características están debidamente detalladas en la revista británica The Lancet, especializada en temas médicos.

Es justo reconocer que las autoridades de Salud de Panamá han actuado con valentía y determinación, al ampliar el marco de inmunización en un momento crucial en el que la pandemia detona una nueva crisis global.

La Salud Pública es un derecho inalienable y se inserta en el principio inherente a la soberanía de los pueblos que trazan su propio destino y apelan al uso de fármacos eficientes para la protección humana y la erradicación de enfermedades infecciosas.

En el diseño de un nuevo modelo de Salud Pública, será necesario privilegiar la rápida inmunización de la mayor parte de la población de este país, así como la organización comunitaria que sirva de soporte al esfuerzo sanitario. Conviene recordar que Salud no es únicamente ausencia de enfermedad, sino prevención, acceso al agua potable, ambiente seguro y alimentación sana.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here