Un magnicidio con aroma a Colombia

1
80
Mercenarios colombianos capturados en Haití.

Por Rafael Ruiloba Caparroso / Docente universitario

En el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise, aparece un curioso móvil: los mercenarios querían que el mandatario firmarse una carta de renuncia. Por ello, fue torturado. Pero hay muchas preguntas sin respuesta. Veamos:
¿Quien dotó de armas a los mercenarios colombianos? ¿ Los dos norteamericanos, supuestos traductores, dicen que lo iban a arrestar?  Pero, quiénes eran ellos para arrestar a un presidente en Haití. ¿ Acaso eran una fuerza emulando a Estados Unidos cuando arrestaron al presidente Jean-Bertrand Aristide y lo dejaron en un país centroafricano?
También es válido incorporar otro cuestionamiento en este complicado asunto que destapa una evidente conspiración: ¿Por qué el aparato de seguridad presidencial no se accionó como tal, durante el atentado?
Sospechoso. ¿Es verosímil que un operativo de fuerzas militares con siglas de la DEA se realice en la casa del presidente y se les permita entrar como Pedro por su casa, o es que las siglas DEA son suficiente para que la seguridad del presidente los dejase pasar.a esa propiedad protegida?
¿Quien les consiguió alojamiento en la misma barriada donde vivía el presidente asesinado? ¿ Por qué muchos de esos mercenarios estaban en el interior de la Embajada de Taiwán en la capital haitiana?
Llaman la atención dos temas en ese episidio. Primero, que el primer ministro despedido en Haití ejerce el poder porque todo sucedió antes de que el recién nombrado primer ministro asumiera el cargo.
Esta roncha empieza a formar bandos a favor y en contra. Segundo, Colombia exporta mercenarios, no sólo a las guerras sauditas, sino a operaciones tácticas de poderes en la sombras.
Esa trama ya ha sucedido antes, como la versión literaria del asesinato de Castillo Armas en Guatemala, descrito por Vargas Llosa. Por ese motivo, uno no necesita ser escritor para saber que a los mercenarios los reclutó y les pagó alguien.

1 COMENTARIO

  1. Saludos fraternales y revolucionarios desde México. El gobierno del señor Iván Duque, experto en reprimir a sus compatriotas colombianos, debe ser investigado. Hace varios años la corriente llamada Uribismo, es decir manejada por el ex presidente Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) ha realizado acciones violentas y criminales en otros países como ocurrió en Ecuador, en la llamada Operación Fénix en 2010 para asesinar a dirigentes de las FARC en un campamento de paz. Allí fueron masacrados, entre otros, tres jóvenes estudiantes mexicanos. Colombia padece de un gobierno criminal que tampoco respeta a los gobiernos ni a los pueblos de los países de Nuestra América. Las autoridades de Colombia solamente obedecen al Imperialismo de Estados Unidos y a los Capos de la Mafia Narcoparamilitar. ¡Manos fuera de Haití, de Cuba y de Venezuela Bolivariana!. Denunciemos ante el Mundo a la autoridad criminal de Colombia. ¡Hasta la Victoria Siempre!, Fernando Acosta Riveros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here