Tribu del Amazonas gana demanda contra consorcio petrolero y salva gran parte de la selva tropical

0
135
Indígenas enfrentados a las petroleras.

Conciencia Colectiva

Las fuentes de energía renovables son geniales y están liderando los mercados, y la energía verde es sin duda lo mejor y más increíble. Pero lamentablemente, seguimos viviendo en un mundo que aún se impulsa por la gasolina. Esta es una historia que no dista mucho de la antigua batalla entre David y Goliat.

Parece una desafortunada ironía, pero son las personas que ni siquiera han tenido un automóvil en su vida las que más se ven afectadas por el insaciable y ambicioso apetito por el petróleo crudo.

La información de esta noticia se dio a conocer por Julia Banim en UNILAD. Se trata de una historia increíble, de una lucha entre un ente muy poderoso y quien quiere la paz. Una historia moderna de David contra Goliat en la que Goliat fue el gobierno ecuatoriano que quería sacar petróleo crudo en siete millones de acres en la parte centro-sur de la Amazonia de Ecuador.

Los Waorani, el pequeño David de la historia

Pues la muy pesada máquina generadora de petrodólares fue detenida rotundamente por el pequeño David. El pequeño adversario estuvo representado por los indígenas Waorani, una pequeña tribu local que vive distribuida en aldeas por diferentes partes de la selva tropical donde no hay carreteras.

Contrario a lo que se cree, que las empresas grandes y poderosas son las que siempre ganan, en esta ocasión, el pueblo waorani de Pastaza consiguió la victoria en un fallo histórico de la corte. Con ese triunfo han logrado proteger medio millón de acres de su tierra natal en la selva amazónica.

En la misma ocasión el tribunal también falló contra una subasta del gobierno por dieciséis bloques petroleros que cubren a más de siete millones de acres en la selva tropical. La dura pero exitosa batalla empezó en febrero del 2019 cuando un grupo de representantes del pueblo Waorani presentó una demanda en contra del gobierno ecuatoriano por no consultar con ellos apropiadamente. Con la ayuda de un funcionario designado por el parlamento y que actúa como defensor público fue que pudieron establecer la demanda.

Hubo tácticas engañosas de parte del gobierno

El argumento principal de la defensa fue que el gobierno no había informado correctamente a la comunidad de los Waorani sobre la subasta de petróleo. Resulta que representantes del Ministerio de Energía y Recursos No Renovables de Ecuador fueron a su aldea en 2012 para conseguir el consentimiento de los miembros, pero muchos de ellos estaban en un viaje de caza y no se reunieron debidamente.

Mitch Anderson, director ejecutivo de Amazon Frontlines, declaró:

“Este es un precedente importante para los derechos indígenas en la Amazonía. Hoy, el tribunal ha reconocido un patrón de tácticas engañosas, de mala fe y de manipulación en el intento del gobierno ecuatoriano de destinar las tierras de los waorani para la extracción de petróleo.

Este es un gran paso adelante en la batalla para garantizar que se respeten los derechos de los pueblos indígenas sobre sus tierras. Garantizar los derechos de los pueblos indígenas a decidir sobre su futuro y decir “No” a los proyectos extractivos destructivos es clave para proteger la selva amazónica y detener el cambio climático”.

Este fallo judicial es un precedente para Ecuador

Este fallo en la ley es un enorme precedente para los derechos de los pueblos indígenas y la protección de la selva tropical. Oswando Nenquimo, quien es portavoz de los Waorani de Pastaza, declaró lo siguiente:

“Hoy hemos protegido nuestro bosque de la perforación petrolera. Hemos protegido nuestra agua de la contaminación. Hemos protegido a nuestros hijos de enfermedades. Este es un precedente legal para los derechos indígenas, pero la lucha está lejos de terminar. El gobierno apelará porque todavía quieren el petróleo debajo de nuestra tierra. Las naciones indígenas de todo el Amazonas y el mundo deben unirse para proteger nuestros hogares”.

En entrevista con The New Yorker, el líder waorani Nemonte Nenquino expuso:

“El tribunal reconoció que el gobierno violó nuestro derecho a vivir en libertad, a tomar nuestras propias decisiones sobre nuestro territorio y a nuestra autodeterminación. Nuestro territorio es nuestra decisión, y ahora, como somos sus dueños, no vamos a permitir que el petróleo ingrese y destruya nuestro entorno natural y mate nuestra cultura. Qué maravilloso es escuchar por una vez noticias positivas sobre el destino de la selva amazónica”:

Sólo esperemos que los derechos de los indígenas no sean nuevamente violados. ¿Qué opinas de este primer triunfo de los indígenas sobre las petroleras?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here