Tenor de Cuba defensor del canto lírico en Panamá

0
106
El joven tenor Yasel Castañeda.

Por Mario Hubert Garrido

Panamá, 12 feb (Prensa Latina) – El joven tenor Yasel Castañeda, residente cubano en Panamá, afirmó hoy sentirse un defensor del canto lírico en esta nación centroamericana y en cualquier rincón del planeta donde esté.

Su sello personal, ahora como director artístico, se hizo sentir la víspera en el antológico Teatro Nacional, en el Casco Antiguo de la ciudad capital del istmo, cuando encabezó el concierto en homenaje al aniversario 63 de la Revolución cubana, triunfante de 1959.

Gala en homenaje al aniversario 63 de la Revolución cubana en Panamá. (Foto: PL).

Castañeda tuvo como cierre de oro del concierto al popular dúo Buena Fe, integrado por el vocalista y compositor Israel Rojas y el guitarrista Yoel Martínez, quienes hablaron con poemas hechos canciones como La tempestad, Valientes o La fuerza de un país, en homenaje a los médicos y a los científicos cubanos creadores de las vacunas antiCovid-19.

Para el joven creador es clave la fusión en sus espectáculos de la canción lírica con otros géneros y ritmos musicales de su tierra natal y también los panameños, de profundas raíces folclóricas, como el Tamborito o los Villancicos de las fiestas navideñas.

Además, considera medular que las nuevas generaciones se compenetren y sientan las esencias de obras de autores como Gonzalo Roig, Ernesto Lecuona y del quizás menos conocido pianista, compositor y director de orquesta, Jorge Anckermann.

Sus obras, dijo, son prioridad en nuestros repertorios y programas de diversos espectáculos, con gran aceptación del público.

Este año, por ejemplo, celebraremos en octubre, por primera vez en Panamá, el aniversario 90 del estreno de la gran zarzuela Cecilia Valdés, de Gonzalo Roig, adelantó visiblemente emocionado.

Castañeda tuvo una primera formación como músico en el Conservatorio Guillermo Tomás, del municipio Guanabacoa, La Habana, pero se definió años después como cantante lírico, tenor, en el Conservatorio Amadeo Roldán.

Una fotografía de sus testimonios a Prensa Latina fue el concierto mencionado con su propia interpretación de Siboney, de Lecuona; o la Cecilia Valdés, de Roig, en la que deslumbró a los espectadores con voz de ángel su compañera de profesión y vida, la soprano Flavia Mirabal.

En la exclusiva con este medio informativo, el también productor afirmó que esta debió ser y lo logró, una gala de emociones, la que aunó talentos como el maestro panameño Adalberto Bazán y el Grupo Matices.

Alabó, además, la actuación de los 15 niños del coro infantil del Orfelinato de San José de Malambo, bajo la tutela de Anderson Giraldo, que interpretaron Cuba que linda es Cuba, de Eduardo Saborit, y para concluir el espectáculo la Guantanamera, de José Fernández.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here