¿Son las playas prioridad en la Ciudad de Panamá?

2
409
La Bahía de Panamá se perfila como centro de otro gran negocio.

Por Alberto Velásquez
Periodista

En todo proyecto urbanístico, es necesario tener en cuenta el costo-beneficio. Ambos elementos de valoración son importantes para el desarrollo humano, individual y colectivo en la Ciudad de Panamá, cuyos habitantes se preparan para celebrar 500 años de fundación en la costa del Pacífico.

En los proyectos de gobierno, el sujeto beneficio tiene especial importancia, aunque, en ocasiones, los beneficiados no son siempre la mayoría, como ocurre, precisamente, en la iniciativa que acaba de presentar el actual alcalde metropolitano, para la construcción de varias playas en la Bahía de Panamá.

Lamentablemente, los proyectos alrededor de esa bahía no tienen buenas historias. En algún momento del debate, se dijo que parte de la cinta costera sería financiada ‒en vista de la plusvalía‒, por los propietarios a lo largo del fabuloso trayecto.

La realidad es que esos personajes de ficción no pagaron un solo centavo, y los últimos costos de la infraestructura fueron astronómicos y mal olientes, no sólo por la lama de la playa, sino a causa de la rampante corrupción que envolvió a esa iniciativa económica.

A pocos días de asumir el cargo, el alcalde capitalino sacó de la manga una propuesta que no estaba incluida en sus promesas de campaña. La idea carece de sustentación y valor prioritario para el desarrollo del municipio capital, sumido en el caos.

El burgomaestre pretende destinar más de 120 millones de dólares a la materialización de ese modelo, sin calcular las adendas para la construcción de playas, una de las cuales se llamaría irónicamente Calidonia, que identifica a un antiguo, populoso y desmejorado barrio en el centro urbano, que ha venido de más a menos.

Otras playas supuestamente paradisíacas estarían localizadas frente al exclusivo sector de Punta Paitilla, para atraer a miles de turistas. Se dice que los citadinos tendrían acceso gratis a esa especie de Edén en la urbe. Vana ilusión, sin lugar a dudas, la que promueve la Alcaldía en un mar de necesidades cotidianas.

Al igual que sus antecesores en el ámbito municipal y nacional, el jefe del distrito propone proyectos suntuarios, mientras que los habitantes en la metrópoli aguardan el desembolso de fondos para la construcción de laboratorios, gimnasios, talleres y mejoras estructurales en escuelas deterioradas y desprotegidas.

Los electores reclaman más parvularios, calles y aceras seguras, agua 24/7, transporte adecuado y, sobre todo, solución al deficiente sistema de recolección y destino final de la basura. Entre las exigencias a la Alcaldía figuran la construcción de mercados periféricos y mejores servicios de salud pública.

Es necesario que los fondos de la proclamada descentralización municipal sean distribuidos con criterio científicamente planificado y la debida transparencia, para que cada corregimiento tenga los recursos suficientes y atienda sus propias necesidades.

Cuando se unan esos esfuerzos municipales, será posible ofrecer a los turistas una ciudad limpia, segura, con gente atenta y alegre que ayude a potenciar el comercio, el turismo y el desarrollo. Así debería ser en el futuro inmediato.

2 COMENTARIOS

  1. Deben continuar con la revitalisación urbana en Calidonia (centro) y otros puntos. En Panamá no hay aceras. Las pocas rotas, con carros o los comercios se toman las aceras

    • Hola Darío:

      Muy oportuno el comentario a favor de la modernización de las infraestructuras y el inmobiliario urbano en una ciudad que se prepara para cumplir 500 años de fundación.

      Saludos cordiales,

      David Carrasco
      Director de Bayano digital

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here