¿Sometimiento, o justicia y desarrollo humano ?

0
170
Acercamiento entre Putin y Xi Jinping. (Foto: composición/LR-AFP).

Por Jairo H. Pertuz S.
Analista Internacional.

La presente guerra en Ucrania da la impresión de ser una estrategia para ganar más poder occidental sobre la geopolítica mundial y ampliar su base de predominio unipolar, antítesis de la democracia y los derechos humanos.

Está demás no pensar que Rusia, viendo amenazadas sus fronteras, seguridad nacional y existencia, se hubiese quedado de brazos cruzados, peor aún, viendo la obsesiva actuación occidental de continuar, por desgracia, perpetuándo y ampliando sus históricas políticas colonialistas que nos muestra la Historia, hoy modernizadas con nuevos elementos de disuasión y control ilimitados.

Las políticas extraterritoriales no exceptúan opciones para continentes y sub continentes en el mundo en materia de dominación y coloniaje,. Invasiones, golpes de Estado con cualquier pretexto o fórmula, o judicialización de presidentes realmente electos por el voto popular e impedimentos para su nueva elección.

Muestras recientes: el ataque al Chile del doctor Allende y sus subsiguientes criminales y antidemocráticos efectos, la Cuba de Castro, además de los subsiguientes abusos impuestos arbitrariamente en su contra, el atasco colombiano por casi dos siglos, la protección a dictadores en Nicaragua con Somoza y Paraguay con Stroesner, verdaderos regímenes de terror, sin ningunas acciones de Occidente para erradicarlos.

Luego, fueron aplicadas nuevas argucias contra la Bolivia de Evo, el Brasil de Lula, la Argentina de Kirchner, y el reciente caso del Gran Perú incaico de Pedro Castillo y otros. Todos con el corte de imposiciones absurdas y pre elaboradas. Toda práctica injerencista es antidemocrática y ruin, y han venido siendo impuestas sin obstáculos y, con inusitado cinismo, se han creado y fortalecido ”instituciones” y mecanismos carentes de toda justificación legal internacional, humanista y política.

Las consecuencias vienen siendo catastróficas para la humanidad, cuando, además, se fomenta la contaminación ambiental, la confabulación y la corrupción. La inmoralidad y el cinismo carcome los cimientos de la mal llamada ”civilización”.

¡Dios no agarre confesados! ¿Qué espera a las nuevas generaciones?

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí