Significado histórico del golpe de Estado militar en 1968

1
472
Mensaje al país tras el golpe de Estado de 1968.

Por Elías Ríos Vega

En Panamá, en la década de 1960, había una casta o clan oligárquico que se desgastó a causa de la corrupción y la degeneración en su accionar en los ámbitos del poder, y que se acrecientó en su situación social y económica.

El golpe militar en 1968, dirigido por jóvenes provenientes de sectores humildes y de las capas medias de la población, pudo ser visto como un “golpe imposible”, pero no ocurrió así. Los militares lograron legitimarse en el poder como resultado de la situación descrita.

De 1968 a 1969, se producen cambios cualitativos que se redefinen con el fallido mini-golpe dado al general Omar Torrijos Herrera en diciembre de 1969.

Ese hecho generó una nueva situación en el seno de la sociedad. Los sectores más avanzados en el gobierno se fortalecieron y contribuyeron a proyectar la figura del general Omar Torrijos, como líder de un proceso militar y de un proyecto político.

Luego, en esas condiciones, se planteó un giro en el estilo en la conducción del gobierno y en el destino del país. De hecho, se planteó un estilo de gobierno comprometido con los sectores populares, dando inicio a una Alianza Estratégica con sectores que adversaban el golpe de Estado y formaban parte del movimiento social. Sin esa participación, sería imposible inaugurar un nuevo escenario que favoreciese al proceso político que condujo Omar Torrijos.

No obstante, en el inicio del gobierno militar fue reprimido el movimiento popular. La visión del general Torrijos jugó un papel trascendental. El dirigente demostró sabiduría, tenacidad y consiguió unificar al pueblo en un haz de voluntades a favor del desarrollo del país

Asimismo, ayudó a trazar una ruta para convertir la causa soberana de Panamá en “la religión que unió a todo un pueblo”.

Cuando se habla del movimiento social panameño, es necesario aclarar que está integrado por obreros, educadores, profesionales, campesinos y, especialmente, los estudiantes organizados. A través del movimiento social, se pudo obtener el respaldo necesario para la negociación del Tratado Torrijos-Carter, que puso punto final a la presencia colonial de Estados Unidos en Panamá y poder impulsar el desarrollo de la política de desarrollo nacional integral.

Por lo tanto, es conveniente señalar y dejar bien claro ese es el verdadero significado histórico del golpe militar en los términos de la lucha por las conquistas alcanzadas en ese período, que no dejan de tener importancia en la vida de los panameños.

En el momento actual, se trata de validar las banderas reivindicativas y no permitir líneas regresivas en detrimento del interés social y económico. Hoy, es necesario recuperar el valor de la unidad y la convergencia para el desarrollo de la nación, con la guía del torrijismo.

La seguridad social y la salud de la población es un tema de cardinal importancia para los movimientos sociales. De alguna forma, es necesario volver a inspirarse en el lema “Salud igual para todos”, promovido en la década de 1970.

Ahora, más que nunca, se hace impostergable hacerle el reconocimiento a los Mártires y Héroes de 9, 10 y 11 de enero de 1964, quienes ofrendaron su sangre y sus vidas por la dignidad la soberanía y mejores días para Panamá.

Por ello, el gobierno del presidente Laurentino Cortizo Cohen sancionó la ley 163 de septiembre de 2020 y su reglamentación este año. Después de todo esto, no se debe seguir postergando esa reivindicación social necesaria a los hijos del pueblo, que lo dieron todo por la soberanía y el desarrollo a beneficio común de los panameños.

Ese es el mejor ejemplo y el legado principal del golpe militar del 11 de octubre de 1968.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí