Se repite la historia

0
163

El Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (FRENADESO) remitió a la Redacción de Bayano digital un enérgico comunicado en contra del contrato minero suscrito por representantes del gobierno panameño y Minera Panamá, S.A., subsidiaria de la multinacional First Quantum Minerals. A continuación, reproducimos el texto íntegro del comunicado:

Según el propio Phillippe Bunau Varilla, nombrado ministro plenipotenciario en 1903 por la Junta de Gobierno Provisional conformada por José Agustín Arango, Federico Boyd y Tomás Arias, el Secretario de Estado de Estados Unidos John Hay le dio un borrador de tratado que resultó ser idéntico al tratado Herrán-Hay que había sido rechazado por Colombia.

El francés Bunau Varilla, ingeniero de la Compañía de De Lesseps (canal francés), en representación de Panamá, se comprometió a elaborar su propia versión del tratado para que los norteamericanos eligieran uno de los dos. El tratado era tan entreguista y tan favorable a los intereses imperialistas, que los Estados Unidos prefirieron la versión de Bunau Varilla, que fue rápidamente ratificada por la Junta de Gobierno Provisional de Panamá.

Antes de firmar el nefasto tratado que concedió a perpetuidad el Canal de Panamá a Estados Unidos, el secretario de Estado, John Hay, le preguntó a Bunau Varilla si tenía un sello personal. Bunau Varilla le respondió que no ya que había sido sorprendido con la ceremonia. Entonces, Hay le ofreció escoger entre el anillo de Lord Byron que él portaba, mismo que había concedido al Embajador británico Lord Julian Pancefoute cuando la firma del tratado Hay-Pancefoute, u otro con las armas de su familia. Panamá no contaba aún con un escudo nacional. Bunau Varilla exclamó: “Yo seré muy feliz que el tratado que se debe a su política generosa, lleve al mismo tiempo su sello personal y el de su familia”.

Así, el 18 de noviembre de 1903, en la fría ciudad de Washington, se consumó el tratado que ningún panameño firmó y que ni siquiera leyó antes de su firma.

La historia se repite con el nuevo contrato minero. Pese a que en el fallo de inconstitucionalidad del contrato ley de 1997 que ordenó un proceso licitatorio justo, el Gobierno incurre en desacato y decide realizar una contratación directa con First Quantum Minerals. Y en vez de usar como base el contrato anterior para corregir los entuertos jurídicos que ahora se agravan y eliminar los aspectos lesivos a nuestros intereses nacionales, decide presentar para su aprobación en la Asamblea un contrato nuevo donde aumenta los derechos, facultades y prerrogativas de la empresa minera y reduce sus obligaciones, mientras incrementa considerablemente las obligaciones del Estado panameño con la transnacional y le cede nuestra soberanía.

Están implicadas en esta traición las familias que descienden de los integrantes de aquella Junta de Gobierno Provisional, que mueven los hilos del poder en Panamá desde 1903. Sus representantes y cómplices estuvieron sentados en ambos lados de la mesa de negociación, son socios ocultos de la empresa minera y, por tanto, beneficiarios de este contrato leonino e inconstitucional que la Asamblea se presta a aprobar asestándole así otra daga por la espalda al pueblo.

Esta misma oligarquía vendepatria que hoy controla la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), el 15 de agosto de 2014, tuvo la osadía de tener como invitados de honor en los actos del centenario de la inauguración del Canal, a los herederos de los 40 millones de dólares que cobró Bunau Varilla por la venta de Panamá a los yanquis.

En la nota en que organizaciones del movimiento popular hacen entrega de una serie de documentos de análisis del contrato minero a ministros, diputados, magistrados y otras figuras, como un aporte al debate, se concluye con algo muy cierto:

“Los espectros de Phillipe Bunau Varilla y de las familias oligárquicas que, en 1903, entregaron el canal a perpetuidad a los Estados Unidos, se hacen presentes en estos días. Nos corresponde a los patriotas rechazar en las calles este nuevo tratado Hay-Bunau Varilla exigir a los diputados sedientos de coimas en la antesala de un convulso proceso electoral, su rechazo total”.

Basado en la obra “Historia auténtica de la escandalosa negociación del tratado del Canal de Panamá” de Juan Rivera Reyes y Manuel A. Díaz E. Panamá, 1930.

Panamá, 15 de agosto de 2023.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí