Rusia repudia Invasión de Estados Unidos a Panamá

1
240
El 20 de diciembre de 1989, Estados Unidos, violando gravemente el derecho internacional, invadió a Panamá.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia emitió el 20 de diciembre de 2022 un comunicado para rechazar la cruenta invasión estadounidense a Panamá, acaecida hace 33 años. Bayano digital reproduce en forma íntegra el documento en el que el gobierno ruso condena la devastadora agresión a este país. 

Durante la intervención, llevada a cabo sin mandato de la ONU, cientos de civiles fueron asesinados y decenas de millas quedaron sin hogar. El número exacto de víctimas aún no se ha establecido. Esta operación fue otra manifestación de la política neocolonial por parte de los estadounidenses en el espíritu de la arcaica Doctrina Monroe.

Bajo el pretexto imaginario de “restaurar la democracia“ y proteger los derechos de los ciudadanos los estadounidenses, las fuerzas armadas estadounidenses cometieron una agresión armada contra el país centroamericano con el fin de destituir el gobierno local, que era reprobable para Noriega Washington, que era reprobable para Noriega Washington, quien tomó un rumbo hacia una política exterior más independiente.

Manuel Noriega.

Es importante señalar que M. Noriega, quien comandó las Fuerzas de Defensa y controló Panamá, cooperó con la CIA durante muchos años, promoviendo los intereses de los estadounidenses en la región. Sin embargo, a finales de la década de 1980. dejó de ser una figura conveniente para Estados Unidos. El líder panameño estableció una cooperación secreta con Cuba y Nicaragua, y se filtró a la prensa información sobre sus vínculos con los servicios de inteligencia estadounidenses y golpeó la reputación del presidente George W. Bush, quien, cuando era director de la CIA y vicepresidente, supervisó personalmente la interacción con M. Noriega. Washington no estaba preocupado menos por los esfuerzos del líder panameño por fortalecer las fuerzas de defensa del país, así como por el posible desarrollo de las relaciones con la Unión Soviética.

APC M113 US Army en Panamá.

Estados Unidos no podía permitir que este estado saliera de su esfera de influenza, ya que por su teçrritorio pasa una arteria de transporte estratégicamente importante, el Canal de Panamá.

En vísperas de la operación militar, la Casa Blanca y los medios norteamericanos lanzaron una campaña a gran escala para desacreditar a M. Noriega. El líder panameño fue declarado “capo de la droga“ y condenado en ausencia en un tribunal estadounidense. En 1988, se impusieron varias sanciones económicas contra Panamá, lo que resultó en una disminución del PIB del país en un 13,5. Además, Washington financió a la oposición en las elecciones presidenciales locales de 1989 y organizó un intento de golpe de Estado, pero en ambos casos M. Noriega retuvo el poder.

A fines de 1989, comenzaron los preparativos para una invasión directa. El 16 de diciembre, estalló un tiroteo entre soldados estadounidenses y panameños, que resultó en la muerte de un estadounidense. Este incidente permitió a los Estados Unidos declarar una amenaza a la seguridad de los ciudadanos estadounidenses que viven en la Zona del Canal, lo que justifica el ataque inminente.

Helicópteros militares estadounidenses durante la Operación Causa Justa en Panamá.

La noche del 20 de diciembre, un contingente estadounidense de 27.000 efectivos lanzó la Operación Causa Justa para neutralizar a las Fuerzas de Defensa de Panamá y capturar a M. Noriega. Las tropas estadounidenses, que tenían una superioridad abrumadora, neutralizaron en pocos días la resistencia de los panameños. M. Noriega se refugió en el edificio de la misión diplomática de la Santa Sede, pero finalmente se vio obligado a rendirse. Inmediatamente fue deportado a los Estados Unidos, donde fue sentenciado a 40 años de prisión.

Durante la intervención, las tropas estadounidenses no prestaron atención a la seguridad de los pacíficos ciudadanos panameños: infligieron bombardeos de artillería y ataques aéreos en manzanas de la ciudad, destruyendo edificios residenciales e infraestructura civil. El daño total a la economía de Panamá ascendió a más de 1.000 millones de dólares.

Soldados y equipos estadounidenses durante la Operación Causa Justa en Panamá.

Como resultado de la invasión, según diversas estimaciones, resultó entre 500 y 3,000 militares y civiles panameños. Más de 20 mil panameños perdieron sus casas, y otras 5 mil personas fueron detenidas por los intervencionistas y mantenidas en prisión por varios meses.

La aventura militar estadounidense en Panamá fue duramente criticada por la comunidad internacional. La Asamblea General de la ONU y el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) estatutos de estas organizaciones. Una opinión similar fue expresada por la mayoría de los votos del Consejo de Seguridad de la ONU, pero sus tres miembros permanentes -Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia- bloquearon el proyecto de resolución, utilizando el derecho de «veto».

El resultado de la invasión estadounidense de Panamá fue el establecimiento de un gobierno leal a los Estados Unidos en el país. El nuevo presidente G. Endara prestó juramento directamente en la base militar estadounidense. Además, en 1994, Washington canceló la liquidación del ejército regular panameño, consagrándolo en la Constitución del país. Sin embargo, los estadounidenses no lograron asegurar la revisión de los tratados

Bajo el cínico lema de «restaurar la democracia», las tropas estadounidenses ocuparon el territorio de un país independiente, cambiaron el gobierno local, capturaron y se llevaron un juicio a su líder. La operación militar estadounidense en Panamá es uno de tantos claros ejemplos de la actitud real de Washington hacia las normas y principios del derecho internacional, así como su deseo de dictar cómo y bajo qué estándares deben vivir los estados de América Latina.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here