Rinden homenaje a mártir juvenil colonense Tito Benítez

0
167
Acto de homenaje póstumo en Colón.

Por David Carrasco

Organizaciones sociales de Colón rindieron homenaje póstumo al mártir Tito Benítez, un destacado brigadista juvenil quien falleció en 1976 cuando talaba un árbol en un proyecto de desarrollo rural impulsado por el desaparecido general Omar Torrijos en las montañas de Coclesito, al noroeste de Panamá. El acto, organizado por la VT-Bayano, sirvió para rememorar hechos históricos.

El ingeniero Roberto González, quien entonces integraba esa brigada juvenil, recordó a la solidaria brigada en un acto solemne realizado en la ciudad de Colón, en presencia de dirigentes de diversas organizaciones populares que llamaron a la unidad de los sectores populares y a la recuperación de la memoria colectiva.

González lamentó la pérdida prematura de Benítez, quien creció en la ciudad de Colón, en cuyos barrios sobresalió por su actitud antimperialista. Por ello, no fue sorpresa que los últimos minutos de vida del brigadista fuesen capturados en el filme “Hombres de cara al viento”, mientras derribaba con un hacha un inmenso árbol en la selva cuyo tronco se partió en una de sus partes más altas.

Resaltó que Benítez, era un revolucionario que militó en las filas de la Federación de Estudiantes de Panamá (FEP), en el colegio Abel Bravo, e integró un contingente de 100 jóvenes incorporados a la alfabetización, la tala de árboles, la construcción de puentes y la siembra de pasto para un hato de búfalos en Coclesito, donde Torrijos propuso ejecutar el programa social sobre la Conquista del Atlántico.

“Cuando fallece Tito, las negociaciones de los tratados del Canal Torrijos-Carter (suscritos en Washington el 7 de septiembre de 1977) estaban en la culminación de su tercera y última fase, y no era sencillo arrancarle al imperio esas bases militares y su presencia permanente en Panamá”, recordó el orador en referencia a la generación de patriotas convocada por el jefe militar para vencer el atraso, la dependencia y la miseria.

Poco antes del desarrollo de las negociaciones canaleras, Benítez había participado junto a otros jóvenes militantes en la FEP en la toma del ferrocarril transístmico. De hecho, fue uno de los chicos que se acostaron en los durmientes de la línea férrea para obligar al tripulante de la locomotora a detener su marcha, en una protesta patriótica que tuvo resonancia nacional e internacional, debido a sus implicaciones políticas.

González resaltó que entre los actos audaces protagonizados por los colonenses estuvo una movilización para bloquear la entrada a Fort Gulick ‒hoy Fuerte José Domingo Espinar‒ para demostrar a los soldados estadounidenses que la juventud estudiosa estaba dispuesta a inmolarse. En esa acción, también participó Benítez, quien expuso su pecho ante  tropas extranjeras armadas con pertrechos de guerra.

Luis “Lucho” Gómez en acto realizado en Colón en homenaje a Tito Benítez.

Por su parte, el jurista y dirigente político Luis “Lucho” Gómez, quien, en 1976, coordinó las brigadas juveniles en Coclesito, recordó la valentía y el arrojo de Benítez, al desafiar los peligros de la selva para incorporar a las áreas marginadas del campo al desarrollo económico, social y humano, en cumplimiento de un reto lanzado por Torrijos a los integrantes de la FEP que sembraban banderas de dignidad.

Gómez remarcó que la FEP había aceptado acompañar a Torrijos en la recuperación de la segregada Zona del Canal, en poder de Estados Unidos, para resolver una de las graves contradicciones de Panamá. Añadió que inspirados y decididos a luchar por elevados ideales, los jóvenes ‒entre ellos Benítez‒ se trasladaron a Conclesito para ejercer una labor voluntaria en zonas agrestes y abrazaron con entusiasmo la causa liberadora.

“Si fallan las negociaciones, armas para la liberación”, era el lema de los jóvenes de la FEP que anhelaban ver a un país libre de estacas extranjeras en su territorio, rememoró Gómez. Ese sentimiento prevaleció en el movimiento estudiantil panameño en medio de las difíciles negociaciones con Estados Unidos, que culminaron con la firma de los Tratados del Canal de Panamá, que pudo fin al concepto de perpetuidad

La FEP tuvo una activa presencia en planteles secundaros en la ciudad de Colón, entre ellos el Colegio Abel Bravo donde había un grupo político llamado Circulo Estudiantil Juan Antonio Navas, al que pertenecía Benítez. Ese grupo de jóvenes valientes apoyó el proceso nacionalista encabezado por Torrijos, y ayudó a escribir una de los capítulos más heroicos del movimiento popular panameño y la lucha de recuperación de la soberanía nacional.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here