¿Qué enfrenta la sociedad panameña?

Esta pandemia es un factor acelerante de la equiparación entre los diferentes sistemas sociales y, sobre todo, entre los antagónicos.

0
224
Ruben Darío Sousa, dirigente histórico del Partido del Pueblo (Foto archivos Bayano digital)

Rubén Darío Sousa B.
Dirigente histórico del Partido del Pueblo

Ya no hay duda de que estamos ante una crisis social mundial de carácter sanitario que está convulsionando al planeta terráqueo y permeando su complejísima estructura humana.

Esta pandemia es un factor acelerante de la equiparación entre los diferentes sistemas sociales y, sobre todo, entre los antagónicos, repartiendo paulatinamente, el esfuerzo humanitario por la salud.

En la singularidad panameña, esta peste llega cuando la desigualdad social es una de las mayores del mundo, donde la pobreza envuelve capas muy amplias y la carencia material sumamente extrema. Este estado social panameño se refleja en su sistema de salubridad en donde predomina la medicina curativa privada a costa de la medicina preventiva y pública.

Nuestro país ha llegado a niveles muy avanzados de sometimiento pro-imperialista, facilitado por la oligarquía panameña (sus socios). La presencia del COVID-19 no ha hecho otra cosa que poner en evidencia la verdadera realidad miserable que hasta ahora se lograba disimular.

Tras la máscara constitucional, según los artículos 1 y 2 de la Carta Magna, se nos proclama como una democracia del pueblo y para el pueblo, pero lo que en la práctica funciona es un orden sociopolítico burgués, dependiente del imperialismo yanqui. Un ejemplo lo tenemos en la autoinvitada comitiva presidida por Robert O´Brien, asesor de Seguridad Nacional, enviada recientemente por Washington.

La irrupción de la pandemia ha puesto al desnudo, brutalmente, el infierno que realmente es nuestra sociedad, la desigualdad en la alimentación, en la vivienda, en la salud, en la educación, en el trabajo, en la justicia, etc.  Estamos viviendo una experiencia imborrable que marcará el futuro social de nuestra patria.

La sociedad panameña, como la sociedad mundial, asiste a un sacudimiento de dimensiones histórico-mundiales en el que cada sociedad singular tiene su parte.

La sociedad panameña no es una excepción. En el fondo, la crisis sanitaria que la está sacudiendo ha visibilizado las lacras históricas que están en agonía y que reclaman para ya, el cambio transformador.

Panamá, 20 de agosto de 2020

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here