Productores en defensa de sus tierras Barú

Se apostó al "dios mercado" que todo lo regula. Pero se abandonó al campesino, al pequeño productor y se premió a los grandes y a los importadores. (Vídeo de colección Bayano 20 de mayo de 2019)

0
55

XUACO ARNAIZ
Laico
Defensor de la soberanía alimentaria en Panamá
Tomado de Facebook

Tras una guerra , si en verdad se toma en serio la palabra y la lucha contra el virus chino, al que no llaman por su nombre- vg. Gripe española o papeles de Panamá- no se sale sobre las espaldas de las camarillas negociantes o de especuladores banqueros que harán pagar las deudas a los que arriman sus manos a los enfermos para salvarlos, aún con el riesgo de morir en manos de la salud pública- donde se destapa la necesidad y la urgencia de mejorarla junto con el Seguro Social es invirtiendo en lo público como se mejoran las mayorías.

De una guerra no se sale sin cambiar nada o pretendiendo que no cambie nada. No es la banca privada la que resuelve la crisis, será la inversión y el endeudamiento del Estado. Si se sale en manos de los bancos, la crisis como en el 2008 la pagarán las clases medias y medianamente sobrevivientes.

Esta guerra, como cualquier otro desastre desenmascara la pobreza y las falencias, entre ellas la de tener una agricultura muy lejana a ser soberana. Aquí se apostó a la seguridad alimentaria que llena las estanterías de los súper y minisúper de mercancías importadas, pues son más baratas en un mundo global. Se apostó al «dios mercado» que todo lo regula. Pero se abandonó al campesino, al pequeño productor y se premió a los grandes y a los importadores.

Pero ahora y siempre quienes llevan la comida a los barrios obreros son los vendedores ambulantes y los envíos solidarios que se hacen entre familiares y amigos.

Son hoy los pequeños agricultores familiares los que siguen sembrando y produciendo alimentos sin incentivos ni subsidios.

Soberanía Alimentaria es tener en cuenta que la alimentación sana y acorde con nuestros gustos y cultura, es parte de la seguridad nacional.

La enseñanza no ha sido capaz de ofrecer alternativas en medio de la pandemia, ni la privada, ni la pública. Pero se evidencia que debe darse un cambio en los métodos, metodologías y sistemas. Pero se requiere una gran inversión del Estado .

Lo mismo sucederá en la vivienda, comunicaciones…la salida es más Estado, no más privatización.

Lo privado siempre debe ser subsidiario de lo público y cubrir las deficiencias.
No niego los buenos aportes de la iniciativa privada. Pero si veo que si es privada se mueva con sus recursos y no con los privilegios estatales y de leyes echas a su medida y por ellos.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here