Productores agropecuarios rechazan cambios cosméticos a la AUPSA

0
176
Productores en la región de Azuero han exigido en las calles la eliminación de la AUPSA. (Foto: Thays Domínguez).
  • Embajadas de países extranjeros quieren “mano libre” para que Panamá reciba excedentes de productos agrícolas subsidiados.

Por David Carrasco

Representantes de organizaciones de productores del sector agropecuario de Panamá rechazaron a través de diversos medios los presuntos intentos de sustituir a la Autoridad de Seguridad de Alimentos (AUPSA) por la Agencia Panameña de Alimentos (APA), pero con similares funciones para privilegiar la importación de productos subsidiados en sus países de origen.

Aquiles Acevedo, vocero de los productores, manifestó que el compromiso gubernamental de eliminar a la AUPSA parece haberse reducido a una iniciativa sin propuestas transformadoras, lo que representa una seria amenaza para un sector agropecuario menguado que recibirá el efecto de la desgravación de rubros negociados en varios tratados de libre comercio que entrarán a regir con fuerza en el 2022.

La Comisión de Asuntos Agropecuarios de la Asamblea Nacional de Diputados aprobó en primer debate el proyecto de ley 164 que deroga el decreto ley 11 del 22 de febrero de 2006 que creo la AUPSA, un organismo que debía asegurar el cumplimiento en la aplicación de las leyes y reglamentos en materia de seguridad de alimentos, incluidos procedimientos fitosanitarios y zoosanitarios, pero que agravó el modelo de dependencia.

Sin embargo, Acevedo sostuvo que, a lo largo de los años, la AUPSA y su sistema de certificación crearon una barrera física y un instrumento que frenó el desarrollo de los productores nacionales, quienes aspiran a disponer de una ventanilla única bien estructurada y el apoyo de laboratorios completos que aseguren la exportación de productos de calidad a los mercados de Estados Unidos, Europa y Asia.

La denuncia de Acevedo se suma a la preocupación de economistas como Juan Jované, quien ha advertido el peligro de la dependencia de Panamá que, tras dejar de ser autosuficiente en la producción de rubros como el arroz, se ha convertido en un país de productos de origen agropecuario y agroindustrial. Informes de la Contraloría general de la República revelan que este país gasta más de 1.000 millones de dólares al año en adquirir alimentos provenientes del extranjero, lo que supera las contribuciones económicas anuales de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) al Estado panameño.

Constantes protestas

En julio de 2020, productores santeños convocaron una protesta en el puente sobre el río La Villa, para exigir al gobierno del presidente Laurentino Cortizo, la eliminación definitiva de la AUPSA, la revisión de los tratados delibre comercio y la creación de un sistema que favorezca la aplicación de precios justos, en defensa de la golpeada producción nacional. Organizaciones como Ganaderos al Rescate y la Coordinadora de Unidos por el Agro manifestaron su firme rechazo a la AUPSA, por servir a los monopolios importadores, y generar un riesgo a este país en materia de soberanía alimentaria.

La Coordinadora Unidos por el Agro indicó que ha demostrado que “la AUPSA únicamente fue un instrumento político-administrativo (de las cadenas agroalimentarias) para favorecer la importación de alimentos mediante el debilitamiento de los controles sanitarios, la dudosa emisión de certificaciones de productos y la aprobación de plantas procesadoras por encima de nuestras normas y en desconocimiento de nuestro estatus sanitario».

A su vez, los grupos defensores de la AUPSA alegan que Panamá se adhirió en 1997 a la Organización Mundial del Comercio (OMC) y posteriormente firmo tratados de libre comercio que introducen el papel fiscalizador en materia de seguridad de alimentos, del que no se puede desprender con facilidad el gobierno panameño. Por ello, han insistido en mantener las regulaciones oficiales vigentes. Ese planteamiento coincide con el de países desarrollados que mantienen elevados subsidios a la producción agropecuaria.

En 2021, el tema volvió a caldear los ánimos de los productores, quienes se mantienen vigilantes para evitar “madrugonazos” (entuertos legislativos) que impidan concretar el amparo a la producción nacional. Al respecto, el ministro de Desarrollo Agropecuario (MIDA), Augusto Valderrama, afirmó que el gobierno busca devolver al Ministerio la protección del patrimonio animal y vegetal de este país, y apoyar a los productores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here