Wendy Jordan, la panameña que creó Encuentra24

0
64
Wendy Jordan. (Foto: Oliver Meixner lugar. The Coffee Bean & Tea Leaf).

Por Thalia Morales

La creadora de esta plataforma digital cuenta cómo pasó de tener un negocio en un apartamento a consolidarse como líder en la región.

¿Qué hacía antes de Encuentra24?

Trabajaba como diseñadora gráfica en una empresa, con un equipo de gente muy talentosa. Luego trabajé con un inversionista estadounidense en Panamá, quien necesitaba una asistente personal/ejecutiva de bienes raíces. Me dije: “¿por qué no hago esto como un negocio?”.

¿Cómo lo concretó?

Conocí a mi socio, quien es mi esposo el día de hoy y hablábamos de conseguir un apartamento y hacer nuestro propio negocio. Cuando estábamos viendo los apartamentos descubrimos que los precios de las propiedades variaban en diversas compañías de bienes raíces y decidimos irnos por esa línea.

¿Cuál fue el principal reto?

Hace 12 años, cuando fundamos la empresa, Panamá iniciaba con el comercio electrónico. Había internet y las personas tenían correo electrónico, pero la banca en línea no era tan utilizada. Algunos se manejaban con Blackberry, no había Whatsapp ni eran tan populares YouTube o Facebook. El reto era hacer que la gente confiara en internet y cambiar la mentalidad de que todo lo que estuviera en línea no era una estafa.

¿Les tocó educar a la población?

Sí. Explicarles que las personas que publicaban sus anuncios eran reales. Que había un propietario de verdad, con sus datos, teléfono, logo de su empresa, su dirección y que uno pudiera averiguar, llamar, ver y confiar.

¿Cómo controlan el contenido?

Después de educarlos, nos tocó darles a entender [a los clientes] que podían darnos sus datos, colgar sus fotos, que iban a estar seguros con nosotros. Que sus datos serían privados, su e-mail, que el teléfono no se muestra si no lo desean o que pueden eliminar su anuncio. Verificamos muy bien que los datos estén correctos, y aunque es algo que la gente no ve, tenemos un sistema para analizar que los usuarios sean reales.

¿Qué considera que catapultó el negocio?

Al principio, el plan de negocios se concentró en bienes raíces. Durante la planificación se expandió a autos y empleos que en Panamá notamos que eran las categorías principales. De repente alguien nos escribía, “mira, tengo un sofá… una lavadora”, y fuimos creando nuevas categorías. Escuchar las sugerencias de nuestros usuarios es parte de nuestro éxito.

¿En qué momento deciden expandirse a otros países?

Uno siempre piensa en grande. Sabíamos que se experimentaba algo similar en Costa Rica, mucha gente se mudaba a Panamá y quería vender su propiedad, y dijimos “¿por qué no?”. Después abrimos en Nicaragua, descubrimos que había una enorme oportunidad, no había un portal, y los que habían los ofrecían de una forma muy pasiva. Nos dimos cuenta de que habían clientes, gente comprando… utilizando la página, de que hablaban de nosotros en la televisión y en los periódicos. Nicaragua se parece mucho a Panamá y pensé que había muchísimo trabajo que hacer allá.

Cuando comenzaron no cobraban… ¿temieron comenzar a hacerlo?

Sí, claro, pánico. Traté de explicar a todos los que iban a ser nuestros clientes potenciales que al principio iba a ser algo promocional para demostrar la capacidad de nuestro producto. Durante esos tres primeros años brindábamos atención al cliente, yo misma contestaba el teléfono, hacíamos visitas, ofrecíamos la mejor atención, siempre indicándoles que iba a ser de beneficio para ellos.

¿En qué momento supo que iban por el buen camino?

Cuando abrimos la oficina en Panamá y contraté a la primera persona la saqué de otro trabajo. Ella tenía una hija y yo pensaba: “ojalá que esto funcione”. Me sentía responsable, pero funcionó. Pronto teníamos hasta 10 personas haciendo su fila para pagar sus anuncios. Otras venían a conocernos, a criticarnos, a darnos sus aportes y allí fue cuando dijimos “está funcionando”.

¿Por qué le pusieron ‘Encuentra24’?

Porque funciona las 24 horas. Al inicio competíamos con otras interfases que trabajan de 8:00 a.m. a 5:00 p.m., y se tenían que desplazar hasta allá. Nosotros queríamos darles a entender que podíamos darles o que ellos quisieran desde sus computadoras de forma inmediata.

¿Piensan expandirse por otros países de Centroamérica?

Por ahora no. Recibimos una inversión de 933 mil dólares aportados por la multinacional Frontier Digital Ventures (FDV), una compañía global de clasificados a través de internet, que nos ha dado la opción de evaluar a qué otro país de Centroamérica y el Caribe podríamos expandirnos. Me encantaría, pero pienso que por ahora debemos seguir enfocados con estos tres países en donde la empresa tiene éxito y conocemos el terreno.

¿Qué consejos le da a quienes quieren emprender?

Recientemente comencé a hacer snowboarding y le tenía pánico a las montañas. Es más, una vez fui a una librería y vi un libro con una montaña en la portada, me dio un ataque de pánico. ¡Imagínate, vivir en Suiza y tenerle pánico a las montañas! Subí a una montaña de 2 mil 300 metros de altura. Cuando miré hacia abajo vi la caída y empecé a temblar. No había forma de bajar, solo deslizándose… todos bajan en esquíes y snowboards. Estaba con una amiga de Aguadulce y me dijo: “El miedo es un sentimiento… tienes que enfocarte, no pienses en más nada ni en nadie… como es un sentimiento, simplemente apágalo”. Eso es lo que le diría a la gente, que escuchen su “yo” interior, el que les dice: “inicia con este negocio”.

¿Cada cuánto viene a Panamá?

Vivo en Suiza con mi esposo [en donde están las oficinas de operaciones de la empresa]; tratamos de venir a Panamá unas dos a tres veces al año y nos quedamos por un mes.

¿Alguien le dijo que no en un principio?

Sí, lo escuchaba muchísimo… que cómo lo iba a hacer, que si no iba bien, pero pensé: No hay peor cosa que no intentarlo, nunca sabré si iba a tener éxito. La motivación es la clave, y enfocarse, más que tener el dinero, porque de qué sirve tener el socio y una oficina linda si solo tienes un 10% de ganas.

¿Algún día la veremos en una playa o montaña retirada?

Probablemente en una montaña, pero el concepto de retirarme no me gusta. Pienso que tendrían que arrancarme con todo y computadora.

¿Cuáles metas no ha podido cumplir y desea realizar?

Aprender a leer música y hablar más idiomas. En Europa todo el mundo habla hasta cinco lenguajes. Ya aprendí alemán, me gustaría aprender italiano.

Perfil:

Wendy Jordan es panameña, creció en Juan Díaz y tiene 39 años. Su esposo de origen suizo es también inversionista en su negocio Encuentra24.

Estudió licenciatura en Mercadeo con Énfasis en Publicidad, tomó cursos de diseño web y cuenta con una maestría de Estrategia de Publicidad Alternativa.

Pertenece a la junta directiva de la Asociación Internacional de Clasificados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here