Varela anuncia en Naciones Unidas medidas que comprometen seguridad de Panamá

La comunidad internacional analiza con inquietud el discurso de Varela en Naciones Unidas, que parece contener elementos de un libreto diseñado en Washington.

0
222
Presidente Juan Carlos Varela durante su discurso en Naciones Unidas. (Foto: Presidencia de Panamá).

(Redacción de Bayano digital)

El presidente Juan Carlos Varela anunció en la 73 Asamblea General de Naciones Unidas medidas migratorias que comprometen la seguridad de Panamá y ponen en entredicho la independencia de la política exterior de este país.

En un discurso pronunciado ante líderes mundiales, en el que evitó mencionar al general Torrijos en la lucha de recuperación del Canal interoceánico, Varela señaló que “en los próximos días, Panamá estará anunciando medidas humanitarias que apoyarán a las familias venezolanas que residen en nuestro país”.

El mandatario no anticipó el contenido de esas nuevas acciones, que parecen tener un interés oculto. En cambio, esgrimió el argumento de que “Panamá es una mezcla de ciudadanos que han venido de todas partes del mundo” y justificó así el procedimiento oficial: “hemos recibido de manera digna a decenas de miles de ciudadanos de otros países que han buscado en nuestra tierra un mejor futuro para sus familias”.

Una migración masiva proveniente del exterior, en condiciones en que hay un marcado nivel de empleo en Panamá, podría generar tensiones con los gremios de profesionales y sindicatos, quienes no han sido consultados en el diseño de flujos migratorios, en especial de zonas de conflicto en el ámbito regional.

“Las lecciones aprendidas de estas crisis migratorias nos obligan hoy a reiterar el llamado enérgico al gobierno de Venezuela para que recuperen el diálogo político y en democracia encuentren la paz social que evitará que continúe la migración masiva y la crisis humanitaria de venezolanos buscando tener acceso a sus necesidades básicas”, puntualizó el mandatario.

En su discurso, Varela no perdió oportunidad para criticar al gobierno de Nicaragua, convertido en blanco de grupos subversivos financiados por organismos estadounidenses. Planteó que “las denuncias de violaciones a los derechos humanos y de las libertades fundamentales de los hermanos nicaragüenses pueden generar otro flujo migratorio en Centroamérica”.

En vez de condenar el persistente intervencionismo y el modelo dirigido a desestabilizar a países de Centroamérica, el presidente matizó sus palabras, con un “llamado al Gobierno de Nicaragua y a los actores sociales para que en el diálogo político encuentren la paz”.

Varela reseñó que “estos movimientos migratorios sólo se resuelven eliminando las causas que obligan a los ciudadanos a salir de sus países, arriesgando su seguridad y la de sus familias. Esto es un reto importante de esta organización”. No obstante, se abstuvo de hacer comentarios sobre los conceptos de seguridad y los conflictos que pueden derivarse de la importación de mano de obra barata para desplazar a los nacionales.

Advirtió que “hemos participado activamente en la construcción del Pacto Global por una Migración Segura, Ordenada y Regular que será adoptado este año en el seno de esta organización con el objeto de contribuir al marco global para enfrentar estas crisis, desde nuestra experiencia”.

Se esperar algún tipo de reacción al discurso y sobre el señalamiento temerario de Varela, sobre los gobiernos constitucionales de Nicaragua y Venezuela, que podría ser interpretado como una actitud inamistosa.

Una parte de su intervención que genera inquietud es cuando dijo: “aunque nuestro continente está en paz, la crisis política de Venezuela; el aumento de la producción de drogas en Colombia; la corrupción que ha afectado tantas economías de la región y la tensa situación en Nicaragua son retos que exigen a los dirigentes políticos de la región a redoblar esfuerzos para encontrar caminos de avenimiento que devuelvan la paz social a estos países”.

Líderes en Naciones Unidas escuchan con interés al presidente Varela. (Foto: Presidencia de Panamá).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here