Trabajadores sociales demandan inclusión en las políticas públicas

DDHH y el desarrollo humano identifican la agenda social en Latinoamérica.

0
721
Kenia Batista, dirigente de los trabajadores sociales de Panamá. (Foto: Bayano).

Por David Carrasco

Los trabajadores sociales panameños demandan al gobierno del presidente Laurentino Cortizo su inclusión en las políticas públicas para contribuir en forma efectiva al desarrollo humano, aseguró a Bayano digital la presidenta de la Asociación de Trabajadores Sociales de Panamá, Kenia Batista.

En un enfoque sobre las prioridades nacionales, Batista señaló que la historia reciente confirma el hecho de que ante la falta del reconocimiento al trabajo social serio, algunos proyectos emblemáticos no alcanzaron el éxito esperado. Indicó que una política seria y responsable debe integrar a los trabajadores sociales en los estudios socioeconómicos que ayudan a la compresión del comportamiento de los habitantes.

Batista resaltó que el gremio, que en la actualidad cuenta con más de 4.000 profesionales inscritos, ha participado en las grandes transformaciones de Panamá y sus investigaciones sobre el entorno, la Salud comunitaria, la violencia de género, el suicidio y el femicidio, han contribuido al diseño de estrategias de intervención del Estado y al mejoramiento de las respuestas oficiales de prevención.

“Nosotros estamos pidiendo también(al gobierno) espacios para ser gestionadores de esas políticas públicas, que muchas veces no nos consultan, probablemente porque, a la postre (los tomadores de decisiones) desconocen qué es el trabajo social” y cómo puede influir en proyectos ejecutados por el Estado, el sector privado y organismos internacionales, puntualizó la experta en tema sociales..

Subrayó que, para avanzar en materia social, es conveniente garantizar una atención directa y expedita a las personas más carenciadas y empoderar a las comunidades. En ese sentido, resaltó que los trabajadores sociales son elementos claves para dinamizar los procesos y poner en práctica principios éticos y deberes deontológicos, por encima de intereses individuales o visiones sesgadas.

El trabajo social es una profesión basada en la práctica constante y una disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, el fortalecimiento y la liberación de las personas, y prepara a los profesionales que la ejercen con el propósito de interpretar la realidad y encarar los retos de la vida en la sociedad que evoluciona, recordó la dirigente gremial.

Entre las funciones que se derivan del trabajo social, figuran: facilitar información y conexiones sociales con los organismos de recursos socio-económicos (articular redes), conocer, gestionar y promocionar los recursos existentes entre sus potenciales usuarios y los profesionales de otras ramas de las ciencias que pueden estar en contacto con potenciales usuarios, y capacitar a la población.

Batista sostuvo que “las ciencias exactas no pueden vivir sin las ciencias sociales”, ya que ayudan a materializar los grandes proyectos que tienen impacto en la población ávida de justicia social y condiciones para asegurar su bienestar presente y futuro. Añadió que los profesionales que se desempeñan en ese campo promueven justas reivindicaciones sociales y laborales, y reafirman su compromiso con el desarrollo.

Finalmente, la dirigente gremial manifestó que espera que el día 6 de septiembre sea destacada en este país la valiosa contribución del trabajador social panameño. De hecho, la asociación que dirige se propone realizar en los próximos dos años en Panamá un congreso mundial de esa especialidad, en procura de nuevos lazos de colaboración científica y la promoción del desarrollo humano entre diversos países.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here