Testimonio: La huida de George Bush de la”Plaza de Porras”

0
148
Roberto Rolando Rodríguez, periodista de KW Continente que cubrío la "huida de George Bush de la Plaza de Porras"

Testimonio: La huida de George Bush de la “Plaza de Porras”

Por Roberto Rolando Rodíguez 
Periodista
Figuraba en la lista de los periodistas más buscados por el ejercito de los Estados Unidos, durante la invasión del 20 de diciembre.

  • El presidente estadounidense George Bush no pudo pronunciar un discurso en la Plaza Porras. Con lágrimas en los ojos ocasionados por los gases lacrimógenos que lanzó la Policía Nacional, el mandatario de la nación más poderosa del mundo tuvo que ser evacuado fuertemente protegido por agentes del Servicio Secreto norteamericano.

Aquel 11 de junio de 1992. Un día especial en mis labores reporteriles. Laboraba para KW Continente. Un acontecimiento especial en la agenda de Estado de los gobiernos de Panamá y de los Estados Unidos de América. El Presidente George Walker Bush vendría a visitar a Panamá, luego de su operación Causa Justa que trajo lágrimas, luto y dolor, un 20 de diciembre de 1989 a miles de familias panameñas.

El presidente Bush habría sido advertido por sus propios organismos de seguridad y de la propia embajada de los Estados Unidos pero el señor Guillermo Endara, dio su palabra que nada sucedería en un acto organizado por la alcaldía de Panamá en el parque Porras.

El mandatario de la nación más poderosa del mundo salió en estampida de la escena y la confusión prontamente se apoderó del parque. La policía panameña, el FBI y los agentes secretos no pudieron con sus barricadas y contención humana con la protesta de panameños que repudiaban la presencia del presidente norteamericano.

Las detonaciones de la bombas de gases lacrimógenos incrementó aquella confusión y los efectos rápidamente no solo se sintieron en los invitados seleccionados sino que en la tarima especial, la alcaldesa lagrimeaba y la seguridad del presidente Bush cubrió su cuerpo y el de la primera dama norteamericana Bárbara Bush y los introdujeron en una de las dos limosinas similares que suele usar los agentes secretos de seguridad norteamericano.

Roberto Rolando Rodríguez (al fondo con lentes) participa en una entrevista a George Bush padre.

Yo, les cuento que narraba los acontecimientos pero la confusión fue tal que se apoderó hasta de Gabriel Correa Jolly que desinstaló el equipo de transmisión y también corrió como una gacela sin rumbo. Todos los medios se dispersaron y se olvidaron de lo que acontecía, la verdadera noticia de un presidente norteamericano en estampida. Nunca me moví del lugar y de inmediato o segundos en mi maletín de trabajo cargaba el teléfono de emergencia y lo conecte a la línea directa con controles de KW Continente y seguí con mi faena periodística.

Muchos minutos después comenzaron a regresar los colegas. Ya en estudios contando anécdotas entre risas y bromas de lo acontecido, Eduardo Díaz, se refería a cuándo retomé la narración yo decía “aquí en esta “Plaza de Porras” está ocurriendo la huida de un presidente… En verdad lo que quise decir fue aquí en el parque Porras…

Hoy, el señor George Bush dejó este mundo. Está la mano divina para todos de la creación del Todopoderoso. Dios le ubique en el lugar que corresponda. Y como cristiano que descanse en paz.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here