Retomar un plan turístico

Volvamos al plan de desarrollo turístico de Taboga, que es a lo que tiene que dedicarse ese precioso tesoro natural y cultural.

0
32
Turística Isla de Taboga, en el Golfo de Panamá,

Por Mariela Sagel
opinion@laestrella.com.pa

La semana pasada se celebró en Panamá el Primer Foro de Novela Histórica, en el marco de la conmemoración de los 500 años de la fundación de Panamá Viejo, “donde empezó todo”, como dijera la directora ejecutiva del Patronato que guarda celosamente las ruinas de la primera ciudad establecida por los conquistadores españoles en el océano Pacífico.

Más de cien personas se inscribieron y asistieron puntualmente durante tres días a escuchar a los ocho escritores extranjeros y tres panameños que se refirieron al pasado para hablar del presente, de momentos históricos y cómo se reescribe la historia, entre muchos otros temas.

Una de las primeras interrogantes que surgieron cuando estaba haciendo uso de la palabra el escritor peruano Alberto Massa fue si en la isla de Taboga hubo astilleros que permitieron a Francisco Pizarro y Diego de Almagro habilitar sus buques para salir a conquistar, el primero el Perú y el segundo Chile.

Revisando mis apuntes sobre esa isla constato que, en el Morro, la pequeña isla apéndice, existía un astillero de 100 metros de largo, donde se reparaban barcos, y donde había depósitos, muelle, oficinas, talleres, viviendas, un hospital en la cima del cerro, y un cementerio. Para que se dieran todos estos servicios, la isla contaba con más de 700 obreros especializados y llegó a tener, en 1870, una población de 1568 habitantes, cifra que ascendió a 3130 en 1896. Se encontraban allí almacenes para abastecer barcos, tiendas de ropa, talleres de carpintería, panaderías, billares, locales para fiestas, pensiones, tiendas mayoristas, un pequeño mercado y tres médicos.

Antes de que Pedro Arias de Ávila decidiera fundar la ciudad donde está el conjunto histórico de Panamá Viejo, pasó por la isla. Sir Henry Morgan, después de saquear la ciudad de Panamá, envió tropas a Taboga, que llevaban orden de quemar todas las casas y hacerse de las monedas de oro y mercaderías que estuvieran a mano, en el año 1671.

Otros piratas también escogieron sus tierras para abastecerse o establecerse. Se conoce que el pirata Hawkins se instaló en Taboga en el año 1686, y desde allí recibía la visita de mercaderes de Panamá, que le compraban los bienes mal habidos. El hecho de que fuese Taboga el punto de partida y regreso de todas estas expediciones obedece a que está en dirección sur, lo que la hace propicia para la entrada a Panamá.

Taboga no sólo ha sido testigo de muchos hechos y tránsitos históricos sino cuna e inspiración de artistas. El escritor emblemático panameño, Rogelio Sinán, nació allí el 25 de abril de 1902 ‒razón por la cual el Día del Escritor Panameño se conmemora en esa fecha‒, el gran pintor Roberto Lewis, a quien debemos los frescos del Teatro Nacional y del Palacio de las Garzas (residencia presidencial) se refugió en la isla y de allí salen sus famosos tamarindos, que no sólo enaltecen los murales de la sede del Gobierno, sino que se reproducen en muchos de sus cuadros.

Taboga se vio inmortalizada en las notas del compositor Ricardo Fábrega, con su obra homónima, bolero inolvidable que reza: ‘En esta noche callada, que mi tormento ahoga, quiero cantarte Taboga, viendo tu luna plateada… Taboga, tierra de las flores, tú eres mi inspiración, por ti sentí una pasión, que me llenó de amores…. Taboga, eres tú tan bella, que no te puedo olvidar, bajo tu manto de estrellas, quiero vivir y soñar…’.

La isla de las flores es un destino cercano y afable para visitar, sea por el día o una temporada, y recientemente su entorno estuvo amenazado por la concesión inconsulta de una despachadora de combustible en la isla vecina de Boná. Inexplicablemente, el alcalde suscribió un contrato con unos inversionistas extranjeros y ese acuerdo fue avalado por el Consejo Económico Nacional (CENA) sin siquiera mediar un estudio de impacto ambiental.

También, de forma inexplicable, los medios, excepto éste, se sumieron en un silencio cómplice sobre el tema, sin que se diera a conocer quiénes eran los interesados en desarrollar ese exabrupto (o el tonto útil que se prestaba para ello). Pero como todo se sabe en esta vereda tropical, después de que el presidente solicitara el retiro del refrendo por la presión de los grupos ambientalistas que se oponen al proyecto, se han ido conociendo los nombres de los que estaban detrás de esta terminal petrolera.

No hay que bajar la guardia, el área de Taboga tiene muchas islas que son codiciadas hoy, como lo fueron en el pasado, para establecer toda clase de industrias que acabarían con el ecosistema. Ya pasó en Taboguilla. Volvamos al plan de desarrollo turístico de Taboga, que es a lo que tiene que dedicarse ese precioso tesoro natural y cultural.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here