Pretensiones de Martinelli desde el banquillo de acusado

El 9 de abril será realizada la audiencia para ventilar la impugnación contra la postulación del ex presidente Ricardo Martinelli, actualmente detenido, quien aspira a convertirse en diputado en el circuito 8-8 y alcalde de la Ciudad de Panamá.

0
26
Ricardo Martinelli, bajo fuerte custodia policial. (Foto: Telemetro).

Por Alberto Velásquez
Periodista

Un reciente fallo del Tribunal Superior de Apelaciones de Panamá, mediante el cual se niega la solicitud de fianza de Ricardo Martinelli, de manera unánime, confirma el hecho de que se está ventilando un caso que avergüenza la dignidad del pueblo panameño.

El argumento utilizado por la defensa, señalando que se necesitaba la fianza para hacer campaña política, es en esencia un mensaje cínico y descarado a la comunidad en general.

Ricardo Martinelli y sus corifeos todavía no comprenden, o no quieren entender, que el ciudadano panameño inteligente y deseoso de que el país se maneje con honestidad no admite que un ex presidente, con una mayoría de integrantes de su gabinete, esté encausado judicialmente en la malversación de fondos y los malos manejos de la administración pública. Personajes de esas características descalificadoras no deben tener más cabida en el manejo del país.

Confinado en una celda, con una familia desacreditada, ofende a la comunidad en general cuando sin descaro alguno dice a los tres jueces del tribunal desde el banquillo del acusado, que pretende ser nuevamente presidente, y, mientras pueda, alcalde y otros puestos, gracias a la debilidades de un Tribunal de Elecciones que no se atrevió a señalar que Martinelli no debe tener derechos para ser candidato a puestos de elección.

Aunque muchos repitan la frase irreflexiva que “robo, pero hizo”, Martinelli ha llegado a esa posición de reo, anteriormente en rebeldía, porque creyó que manejaba un negocio propio, obteniendo ganancias en detrimento de la salud y la educación del pueblo panameño.

Su sucesor, a punto de terminar su descalabrado gobierno, lo hizo ha hecho peor, continuando con el empobrecimiento del productor agropecuario, vendiéndole el país a empresas como Banapiña, S.A., para completar el decenio perdido de Panamá.

El juicio a Martinelli continuará, y la gente pensante tiene fe y confianza en que saldrá mal librado, para escarnio de este país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here