Población rechaza alza de tarifas eléctricas

0
11
Manifestación de trabajadores frente a la sede de la ASEP. (Foto: DíaaDía).

Población rechaza alza de tarifas eléctricas

  • El conflicto tarifario tiene su origen en un proceso de privatización, que cedió a empresas foráneas el negocio de la venta de energía a hogares, industrias y comercios.
  • Manifestaciones en las calles han sido convocadas para obligar al gobierno a proteger los derechos de la población y evitar que la electricidad se convierta en un botín.

(Redacción de Bayano digital)

La mayoría de panameños rechaza el alza de tarifas eléctricas adoptadas por las empresas comercializadoras, lo que se ha traducido en numerosas protestas callejeras, reconocen dirigentes de gremios opuestos a nuevas imposiciones en el sector.

De hecho, docentes y estudiantes de la Universidad de Panamá salieron a las calles a protestar contra decisiones que afectan el servicio de energía en este país, y fueron reprimidos por unidades del cuerpo de Control de Multitudes de la Policía Nacional.

Estudiantes contra el alza en las tarifas eléctricas. (Foto: DíaaDia).

El Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (SUNTRACS) y el Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (CONATO) denunciaron que detrás de las anunciadas alzas en las tarifas eléctricas de transmisión se esconde “un negociado” de grupos económicos que buscan monopolizar los servicios públicos en perjuicio de los usuarios.

En ese sentido, el rector de la Universidad de Panamá emitió un comunicado en el que exhorta a la Asamblea Nacional para que revise las leyes relacionadas con el mercado energético del país, “con el fin de que los precios de cobro al consumidor sean justo y que las ganancias de las empresas sean razonables”.

Según datos suministrados por el Consejo Académico de esa casa de estudios superiores, la Universidad de Panamá paga por el servicio eléctrico 7,9 millones de dólares al año y el aumento previsto representaría 1,3 millones de dólares anuales adicionales.

La Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP) indicó que las nuevas tarifas eléctricas que regirán para el segundo semestre del 2018 se mantendrán “sin alteración alguna” para clientes que consumen hasta 300 kW/h de las empresas EDEMET y ENSA y casi la totalidad de clientes de EDECHI, lo que “beneficiará a más de tres millones de panameños”.

Roberto Meana, administrador de la ASEP adujo que 846.373 clientes no registrarán aumento alguno, lo que contribuirá a que tres millones de panameños puedan desarrollar sus actividades económicas y domésticas “sin ningún tipo de incremento” en sus finanzas y en el ámbito presupuestario.

Meana sostuvo que, para el segundo semestre del 2018, el aporte del Estado para el Fondo de Estabilización Tarifaria (FET) se estima en 18,6 millones de dólares y para el Fondo Tarifario de Occidente (FTO) en 20,2 millones de dólares, lo que evitaría el aumento en la tarifa eléctrica en la mayoría de los clientes.

Sin embargo, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) rechazó categóricamente que los consumidores de la energía eléctrica paguen más por la irresponsabilidad y la falta de decisiones oportunas por parte de las diferentes administraciones gubernamentales.

“El último incremento en la tarifa eléctrica, justificado en la no ejecución oportuna de planes relacionados con la tercera línea de transmisión, confirma lo errático de la política energética de Panamá,” señaló Gabriel Barletta, presidente de la CCIAP.

Barletta planteó que “si bien se afirma que el alza sólo alcanzará a un sector de consumidores, la realidad demuestra que estos aumentos impactan costos de producción y comercialización, lo que termina por imponer efectos colaterales en precios finales de productos y servicios”, puntualizó.

El planteamiento del dirigente de la CCIAP es compartido por ganaderos y representantes de la industria avícola, quien estiman que se producirá un efecto inflacionario en los productos de la canasta básica familiar, como resultado de las tarifas eléctricas. De hecho, la Asociación Nacional de Avicultores (ANAVIP) realizó un piqueteo frente a la sede de la ASEP para repudiar el alza y exigir la defensa del sector avícola.

Grupos empresariales reconocen la necesidad apremiante de fortalecer a la Empresa de Transmisión Eléctrica (ETESA) y ejecutar el proyecto de la cuarta línea de transmisión, antes de que las proyecciones estimadas para su necesidad sean desbordadas por la creciente demanda de energía en este país.

Por su parte, el secretario general de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (UNCUREPA, Pedro Acosta, instó a las autoridades a que informen toda la verdad y que “no disfracen y no enreden” a la gente, sobre el verdadero y sórdido motivo del alza.

En el negocio de la energía en Panamá compiten administradores de hidroeléctricas, termoeléctricas y de nuevas plantas de gas, algo que muchos consumidores no toman en cuenta en el escenario alcista de la energía, que va más allá de las cuestiones meramente legales y destapa la subordinación del país a intereses monopólicos distintos a las metas de desarrollo humano.

Deja un comentario