“Panamá necesita una reforma fiscal fuerte”, afirma economista Rolando Gordón

0
74
Economista Rolando Gordón, (Foto Bayano).
  • Ningún país que aspire a alcanzar el desarrollo exonera a las multinacionales del pago de impuestos y convierte a las capas medias de la población en fuente de recaudaciones.

  • Es un error exonerar a compañías extranjeras que llegan a Panamá y obtienen el usufructo de la posición geográfica, bajo el pretexto de que generarán miles de empleos.

Por David Carrasco

El economista, investigador y ex decano de la Facultad de Economía de la Universidad de Panamá, Rolando Gordón, manifestó que “Panamá necesita una reforma fiscal fuerte”, para generar equidad y desmontar los privilegios y exoneraciones por 20 años que poseen las grandes empresas vinculadas al capital financiero.

En declaraciones a Bayano digital, Gordón fustigo el modelo que ha permitido recargar sobre las capas medias de la población el pago de impuestos, mientras que otros con más recursos son liberados en forma arbitraria de tributaciones. Indicó que ello convierte a Panamá en uno de los países con menos equidad en materia tributaria.

“Es incorrecto exonerar del pago de impuestos a multinacionales e industrias que se establecen en este país. Además, es falso que las compañías generan o crean empleos. Los empleos son creados por el consumidor. La empresas contratan a empleados, cuando ven que los consumidores están comprando los bienes que quiere”, acotó.

En ese sentido, recordó que los beneficios especiales alcanzan a los bancos, terminales portuarias y naves que se acogen a la bandera de conveniencia de Panamá, mientras que gran cantidad servidores públicos y pequeños empresarios llevan a cuestas el peso de los impuestos, lo que obliga a realizar un examen de esas distorsiones perversas que propician la inequidad social en este país.

Escena del distrito financiero de Panamá. (Foto: Mariordo (Mario Roberto Durán Ortiz).

En la actualidad, un profesor titular universitario paga unos 800 dólares mensuales en impuestos al Estado, pero el gobierno ofrece a grupos extranjeros un escenario de exoneraciones fiscales, con el argumento baladí de que esas compañías generarán empleos directos. De hecho, empresas que antes pagaban un 30 por ciento de impuestos, ahora pagan ‒en forma inexplicable‒ un 25 por ciento.

“Ningún país moderno que aspire a desarrollarse puede llegar al desarrollo pagando un impuesto de 12 por ciento por cada dólar de ingreso, y ese es, precisamente, el caso de Panamá. Todos los países europeos, incluso países latinoamericanos como Argentina y Brasil, que buscan el desarrollo, están por el orden del 30 por ciento en el pago de impuestos de los contribuyentes”, reseñó el economista.

Panamá recauda anualmente unos 7.000 millones de dólares en impuestos, mientras que el presupuesto general del Estado es de unos 22.000 millones de dólares. De acuerdo con Gordón, esa cantidad de recursos es “insuficiente”, incluso con los aportes del Canal de Panamá, para acometer los retos económicos del futuro. Ello obligará al Estado a aumentar los impuestos para no excederse en el endeudamiento externo.

Sin embargo, el analista adujo que una reforma fiscal profunda tiene que crear los mecanismos para que las grandes empresas no eludan el pago de impuestos y sean aplicadas medidas que limpien la imagen de escándalos financieros, en momentos en que Europa está tras la fuga de los evasores fiscales en los países de origen.

Gordón reseñó que el escándalo de corrupción desatado por la constructora brasileña Odebrecht, así como los denominados “Panama Papers”, han causado mella en la imagen de los servicios financieros, y adujo que es el momento de replantearse la necesidad de eliminar el sistema de abanderamiento de buques, para sanear la economía panameña y elevar el prestigio nacional.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here