Nuevos paradigmas de la Comunicación y la Cultura

0
119
Las redes sociales han ayudado a cambiar la forma y los estilos de hacer política.

Nuevos paradigmas de la Comunicación y la Cultura

Por Elías López Palacios
Socio de Doblemas, S.A

A lo largo de la historia de la humanidad, los paradigmas se han venido dando para ser refutados uno a uno. Desde hace siglos, somos plenamente conscientes de que la tierra que habitamos no es plana y que si navegamos con nuestra nave rumbo horizonte, no nos vamos a caer por un precipicio provocando un fatal desenlace para la tripulación y embarcación.

En política, como en la vida, todo evoluciona y los paradigmas también están y existen, fundamentalmente para ser desafiados. La irrupción de la tecnología en el mundo político no es algo de este siglo, como muchos podrían pensar. Desde la centuria pasada, hay unos hitos destacados que marcan el devenir actual de los que participan activamente de ella.

Si echamos la vista atrás, un hecho importante que marca un profundo cambio en la forma de entender la comunicación política, fue el primer debate televisado entre dos candidatos a la Presidencia de Estados Unidos de Norteamérica, el 26 de septiembre de 1960.

Nixon y Kennedy se enfrentan por primera vez en un medio nunca antes usado para esos fines: la televisión. La TV cambió la política para siempre. Dicen que ganó el demócrata al republicano. Kennedy se preparó para el debate, cuidó su imagen, preparando la comunicación no verbal hacia la audiencia. Nixon restó importancia a los parámetros que había que usar en el televisivo (¡ni se maquilló!), y todo ello le pasó factura, ya que perdió el duelo en la tele. Los que escucharon el debate por la radioemisora concluyeron que el ganador fue Nixon. Qué cosas, ¿verdad?

Hoy, ningún político se toma a broma ningún debate en televisión, aunque hay excepciones, (Mariano Rajoy en la campaña presidencial española de 2015). Desde aquel debate de 1960, la tecnología y un medio nuevo cambiaron, para siempre, la forma de hacer política y pedir el voto.

Pero la vida evoluciona y la tecnología también. La irrupción de Internet es otro de los grandes puntos que han cambiado la forma de hacer política, pero lo más destacable es que la web 2.0 ha tomado una relevancia sin igual en los últimos años y marcará, sin duda los espacios políticos de norte a sur, y de este a oeste.

En 2008, el Senador Obama descubrió, gracias a un estudiante de universidad, un mundo que sin duda iba a cambiar el rumbo del desarrollo de la campaña presidencial. El mundo de las redes sociales virtuales se presentó como alternativa a los medios tradicionales de hacer campaña.

Sin duda, marcó un antes y un después para los politólogos y profesionales del marketing político. Desde aquel momento, las redes sociales 2.0 cambiaron la forma de hacer campañas y se conformaron equipos específicos especializados en desarrollar estrategias a medida de un público que actuaba completamente diferente a lo que se venía haciendo hasta el momento.

Aparece un cambio del paradigma comunicacional en política. La bidirecionalidad toma una fuerza sin igual y es la base actual de las relaciones político-ciudadano. Los ciudadanos están recobrando un protagonismo que tenían perdido hace años, debido a un modelo en el que prima el diálogo “face to face” con los políticos, sin importar el tramo de edad de la persona que está de este lado de la pantalla.

Todas las elecciones y los momentos políticos que a estas alturas del siglo XXI están vigentes, tienen un alto contenido virtual. Aquellos equipos de personal especializados en comunicación digital, se han convertido en grandes soportes de instituciones, partidos y políticos, velando en todo momento porque el mensaje llegue y cale en la ciudadanía a través de los diferentes canales virtuales, usando en todo momento unas reglas adaptadas a cada uno de ellos.

En España, en las últimas campañas electorales autonómicas, locales y nacionales, el peso de las estrategias de redes ha sido enorme. Todos y cada uno de los partidos recurrieron a profesionales que han realizado un papel vital en la contienda. Tanto es así, que la gran parte del mensaje fue lanzado a través de los canales digitales.

Y Panamá, ¿vive ajena a esta realidad? Desde un punto de vista técnico, podemos observar que el uso de las redes sociales 2.0 está muy introducido en el ADN panameño. El número de horas que los ciudadanos de este país viven pegados al celular es una de las ratios más altas a nivel mundial. Por lo tanto, muchos de los asuntos políticos fluyen a través de los espacios virtuales.

Los partidos nacionales comprendieron en cierta medida que las redes sociales iban a ser parte del cuadrilátero donde los púgiles iban a disputarse la Presidencia, Alcaldías, diputaciones e, incluso, representantes de corregimiento pero, realmente ¿han hecho un buen uso de estas herramientas tan potentes?

En la actualidad, hay un gran número de personas que realizan este tipo de trabajo sin tener una idoneidad, lo que resta profesionalismo a la proyección de la identidad digital de un partido, de un político o de una institución gubernamental.

Es necesario tener en cuenta que los equipos dedicados a la estrategia 2.0 deben ser especialistas en comunicación y marketing político, enfocados en el mundo digital. Volviendo a los paradigmas, hay que recordar el viejo dicho, de que las elecciones no se ganan en la red, pero sí se pueden perder, está ya caduco.

Las elecciones se juegan en la red. Las mayores innovaciones en temas de comunicación política están siendo implementadas a través de las redes sociales virtuales, y Panamá no es una excepción. Los políticos, representantes públicos, entidades del Estado, Alcaldías y organismos públicos deben entender que la comunicación 2.0 es parte de la estrategia general de comunicación y, como tal, necesita de la inversión en recursos y especialistas que hagan un continuo seguimiento a las estrategias propuestas.

Y es en ese momento cuando la pregunta del millón nos asalta. ¿Qué redes usar y qué estrategia seguir? Mi recomendación: consulten con un especialista. Es seguro que tendrá que hacer un análisis previo de herramientas 2.0 más usadas por la población a la que sea dirigido el mensaje. Posteriormente, cimentar los procesos con el equipo encargado en el que la base de todo sea la Escucha Activa.

Y si hablamos de herramientas, se debe tener en cuenta las que están impactando en el último año. El video en directo está teniendo una repercusión sin igual, ya que el ciudadano quiere ver, sentir hablar, interactuar más allá de los 140 caracteres de twitter, de una Fanpage de Facebook o de un perfil de Instagram.

Periscope, Facebook live y Snapchat van a marcar un camino a seguir. Por lo tanto, debemos entender su filosofía y no tener miedo. Debemos tener en cuenta que los nativos digitales son próximos votantes y nos van a exigir otra forma de comunicarnos con ellos.

En conclusión, la comunicación política se adapta al medio, se acostumbra a él y desarrolla estrategias y metodología en función de su naturaleza. Contar con un buen equipo de profesionales es vital para encarar campañas o acciones diarias de entidades públicas y, por supuesto, tener claro que no es una moda. Hoy, se pierden y se ganan elecciones gracias al buen manejo de los entornos digitales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Enter Captcha Here : *

Reload Image