“No se puede pagar un café con bitcoines, pero sí fundar empresas”

0
5
Si usted tiene unos cuantos bitcoines en la cartera, puede fundar su propia empresa en Suiza. (Keystone).

Por Matthew Allen
Swissinfo

Docenas de empresas emergentes dedicadas a la cadena de bloques han iniciado operaciones en Suiza utilizando criptodivisas para constituir su capital inicial, esquivando así la necesidad de financiación a través de la banca tradicional. Una estrategia que no está exenta de riesgos.

swissinfo.ch ha seguido la pista a 60 firmas que han utilizado el novedoso dinero digital para fundar empresas o para inyectarles capital fresco. Una alternativa particularmente atractiva para compañías que, gracias a estas divisas digitales, han tenido acceso a grandes volúmenes de recursos durante su oferta inicial de criptomonedas (ICO).

Para algunas firmas, el uso de activos digitales para cubrir sus necesidades de capital –en vez de recurrir a los bancos tradicionales– ha sido el antídoto perfecto para olvidarse de las instituciones financieras que sistemáticamente se rehúsan a abrir cuentas para las empresas emergentes (start-up). SwissCrypOne, por ejemplo, es una plataforma comercial con sede en Zug que conecta a inversores con la operación criptominera desarrollada en Finlandia.

“Pasamos días enteros visitando cada banco de la región para pedirle un poco de ayuda, pero todos nos rechazaron”, dice a swissinfo.ch Bing Voorham, director general de la firma. “De no haber tenido los bitcoines como alternativa, aún estaríamos padeciendo para establecernos en el Valle Criptográfico”.

La firma de asesoría en inversiones criptográficas Bravis es la única, por ahora, que ha utilizado los bitcoines para financiar su proceso de establecimiento en el mercado de Zúrich. “Si tienes una reserva de monedas digitales, por qué no destinarlas a tu propia empresa”, dice el cofundador Simon Leuenberger.

“Es imposible comprar un café de máquina con bitcoines, pero sí puedes fundar una empresa”, añade con un dejo de ironía. “Es una cuestión de credibilidad, como seguidores del ecosistema criptográfico integral debemos predicar con el ejemplo”.

El sistema bancario es “obsoleto”

Empresas de la Suiza francófona también utilizan cada vez más las divisas digitales para establecerse. Un ejemplo es IndéNodes, con sede en el cantón de Neuchâtel. Lionel Jeannerat, cofundador de la firma dedicada a la minería de fichas criptográficas para la plataforma de cadena de bloques llamada Komodo, asegura que su decisión de financiarse con divisas digitales no solo explica en la obtención expedita de fondos, sino que también tiene una filosofía de fondo.

“Dentro de algunos años, el sistema bancario será obsoleto. Necesitamos pues crear herramientas y ecosistemas que den vida a una nueva economía financiera. Queremos que IndéNodes sea una demostración conceptual de que es posible desarrollar negocios sin necesidad del sistema bancario”, refiere.

Pero usar activos criptográficos para financiar empresas no es una decisión que esté exenta de riesgos. Uno de los más importantes es la volatilidad característica de los bitcoines, éteres y otras fichas criptográficas. Por ejemplo, el bitcóin es, que es la divisa digital líder en el mercado internacional, tiene un valor hoy en día de 6 700 francos suizos cuando en diciembre pasado se cotizaba en 20 000 francos suizos.

Fundar una empresa

Una empresa debe pagar entre 20 000 y 100 000 francos (entre 20 500 y 103 000 dólares) para establecerse en Suiza, según el tipo de figura legal que haya elegido para su constitución. Los cantones aceptan habitualmente capital financiero, pero también activos como bienes inmuebles o automóviles. Y de un tiempo a la fecha, el uso de bitcoines o éteres es cada vez más popular para la conformación del capital.

Como era previsible, la mayoría de las empresas emergentes que han optado por capitalizarse a través de divisas digitales están en el cantón de Zug, que alberga también el llamado Valle Criptográfico de Suiza. El crecimiento de esta forma de obtención de financiación es exponencial: hasta septiembre de 2017, un total de 57 empresas en Zug habían apostado por capitalizarse con divisas digitales; en abril pasado, eran solo 17.

Existen también dos empresas en el cantón de Neuchâtel que están interesadas y en trámites para el uso de divisas criptográficas para su financiación; y hay una más que se ha registrado utilizando bitcoines en Zúrich.

Por lo tanto, toda empresa que decidió usar bitcoines para constituir su capital inicial en diciembre, en los nueve meses posteriores vio drásticamente mermados los fondos destinados a invertir en su negocio. Una situación que podría revertirse en el futuro, sin duda, pero a la luz de la experiencia, la volatilidad que caracteriza a las divisas digitales complica la tarea de mantener finanzas sólidas y equilibradas en una compañía, y más aún, si planea su expansión.

Salarios criptográficos

También es cada vez más común que las compañías dedicadas al negocio de la cadena de bloques (blockchain) paguen salarios a su equipo en criptodivisas. Pero, nuevamente, una caída en el valor de estas puede poner en jaque sus balances financieros muy rápidamente. Para evitar este problema, Leuenberger de Bravis recomienda pagar solo una parte de los salarios de los empleados en criptodivisas.

André Wolke, cofundador de Validity Labs, consultora de cadena de bloques en Zug, relativiza el problema de los ajustes abruptos en el valor de las divisas digitales. Reconoce que el valor del éter cayó en octubre y esto impactó el capital de su empresa, pero aclara que se trataba de divisas digitales que habían sido compradas hace años, cuando cada una valía apenas unas fracciones de dólar.

Las monedas estables son activos criptográficos que están siendo creados para garantizar un valor constante de las divisas digitales en el mercado, pero sin perder las características esenciales de las criptodivisas. Para lograr este objetivo, estas se vinculan a activos tradicionales. Por ejemplo, por cada moneda digital que uno tenga, se reserva el valor equivalente que tienen en alguna moneda tradicional (dólar, euro, yen) y este valor se resguarda en un depositario.

Acepta que siempre existe el riesgo potencial para otros de verse atrapado por la volatilidad de las criptomonedas si las compran en el momento erróneo. Pero Wolke se dice un convencido de esta forma de dinero digital que él considera que ganará estabilidad con el paso del tiempo, conforme crezca la aceptación de este tipo de divisas y en la medida en la que evolucionen las llamadas monedas estables.

“Cuando veamos surgir las primeras monedas estables, ligadas a monedas tradicionales [como el dólar o el franco] o a otros activos [como los metales preciosos], la volatilidad de las divisas digitales se reducirá”, refiere.

En una reciente entrevista con swissinfo.ch, Niklas Nikolajsen, fundador de Bitcoin Suiza, pronostica que el precio de las divisas digitales volverá a incrementarse (quizás hasta los 10 000 dólares) hacia finales de año. “Siento que la corrección [a la baja] ya alcanzó su nivel máximo y hay apoyo para el fortalecimiento de este mercado”, refiere.

Cómo gastar los activos criptográficos

Otro de los temas de los que se ocupan las empresas criptográficas es el decidir cómo pueden gastar su capital denominado en divisas digitales. No son pocas las firmas legales y de consultoría que sí aceptan pagos en criptomonedas en Suiza, o los empleados que están dispuestos a devengar una parte de su salario en bitcoines, éteres u otras fichas criptográficas.

Muchas compañías de cadenas de bloques también están dispuestas a aceptar criptodivisas cuando hacen negocios entre sí y, en vista del creciente número de empresas que existe en este ámbito, el negocio está en plena expansión. Sin embargo, la interacción entre la economía tradicional (incluidos los bancos) y estas novedosas empresas aún es escasa.

Y esto significa que las empresas emergentes de cadena de bloques tienen sus arcas llenas de divisas digitales, pese a lo cual necesitan cuentas bancarias tradicionales para pagar el alquiler de sus oficinas y los cafés que consumen. Dado que los bancos suizos siguen desconfiando de los negocios que utilizan “dinero fácil”, los ejecutivos de las compañías están utilizando sus cuentas bancarias personales para respaldar las operaciones de las empresas o estas firmas emergentes están mirando hacia Liechtenstein, cuya plaza financiera está mucho más desarrollada en el ámbito de la atención de empresas del Valle Criptográfico.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here