No se come ni se escribe igual

A la memoria de Rosa María Britton, vuelvo a compartir la reseña que escribí del que creo fue su último libro publicado...

0
122
Fernando López-Peralta

No se come ni se escribe igual

Por: Fernando Lopez-Peralta
Escritor y ensayista panameño
Especial para Bayano digital

Rosa María Britton

A lo largo de la historia ciudadanos de diferentes naciones han sido forzados por la
adversidad a marchar lejos de su país, llevando la nostalgia como la más pesada carga de su equipaje. Se van con la ilusión de un futuro mejor y en algunos casos llevan también laesperanza de volver.

Se ha dicho que Tocino del cielo es una novela que narra paralelamente lo que
acontece a dos personajes y con la que
Rosa María Britton rinde homenaje a cierto grupo de inmigrantes cubanos, pero en mi humilde opinión ambas referencias limitan bastante lo que realmente encontramos en sus páginas.

Iniciamos con la llegada a Cuba de un joven que dedicará su vida al deseo de volver
a la tierra donde nació, será la obsesión con la que pretenderá arrastrar a su familia, una esposa y dos hijos cubanos. La revolución traerá nuevas circunstancias y nuestros personajes empezarán a enfrentarse con nuevos escenarios e incluso otros idiomas; a unos los encontrará la muerte, otros volverán sobre sus pasos y los demás intentarán echar raíz en nuevas tierras; algunos mantendrán vivo el recuerdo mientras que evitar que el tiempo ya ido vuelva a su memoria será lo que ayude a otros a alcanzar el éxito.

No es un asunto de razas, clases sociales o suerte; es una trama complicada, pero de agradable lectura que la vida, hacedora por excelencia de historias, puede tejer y nuestra autora sabe contar. El país que un día abre los brazos y acoge, puede convertirse en un gigante cuyo abrazo asfixia.

Ella, amante de la época de las cartas y las conversaciones más personales, en tiempos
de redes sociales e internet de gran velocidad, nos lleva con Tocino del cielo a los inicios de la televisión latinoamericana sin hacer a un lado lo que fueron las empresas de radiodifusión.

Rosa María Britton es una escritora apasionada por la cocina que ha vivido tiempos y
ciudades que suele plantearnos en sus argumentos, en los que siempre deja que se cuele algo de brujería y misterio especial, ese algo que tal vez sea el ingrediente secreto en la receta de sus obras. Hacía rato no me paseaba por la Cuba de sus letras, esta novela nos lleva también de vuelta a España tras una larga e importante escala en Estados Unidos.

Los postres se sirven como el dulce y perfecto cierre de un banquete; el tocino del
cielo lo confunden con el flan, pero según palabras de paladares que saben lo que dicen: No es lo mismo. ¡No se come ni se escribe igual!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here