Marcas de jugos vendidas en Panamá incumplen normas de calidad, denuncian consumidores

0
228
Una consumidora elige un envase de jugo. Algunos son buenos productos, pero otros no lo son. (Foto Getty Images).

Marcas de jugos vendidas en Panamá incumplen normas de calidad, denuncian consumidores

Por Xiomara Prado
Estudiante de Periodismo
Xiolineth@gmail.com

Numerosas marcas comerciales de jugos introducidas y vendidas en Panamá incumplen las normas de calidad adoptadas en este país, denunció en entrevista con Bayano digital Pedro Acosta, dirigente de la Unión de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (UNCUREPA), que promueve el consumo saludable de productos industriales y artesanales.

Acosta precisó que la liberalización del comercio ha contribuido a que productos importados con etiquetado engañoso ingresen con facilidad a la cadena de comercialización, sin que compradores conozcan todos los ingredientes. Advirtió que es posible hallar en el mercado bebidas con alto contenido de sal o azúcar, para reforzar el sabor, lo que puede generar problemas de Salud.

El dirigente de los consumidores ha insistido en una clara definición sobre qué es un néctar, un concentrado, un jugo, una chicha, un licuado, un refresco de extracto natural y una bebida a base de saborizantes artificiales, para evitar fraudes. De hecho, estudios organolépticos del Ministerio de Salud han confirmado que hay jugos envasados sin las vitaminas que aducen tener.

Hace años, a todo jugo en Panamá se le designaba como néctar. Pero, en el 2015, el administrador general de la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (AUPSA), a través de la Resolución N° 065-AG-2015, del 30 de octubre, resolvió deshabilitar los productos denominados “Néctares de Fruta”.

Esa resolución hace énfasis en las características que deben cumplir los jugos, por lo que aquellos productos que no contengan como mínimo un 35% de frutas, salvo aquellos con una elevada acidez o muy pulposos, no menos de 25%, nunca deben ser descritos como un producto natural.

“Las autoridades y consumidores deben estar siempre pendientes de los reglamentos técnicos. Es necesario que sean cumplidos en forma efectiva, ya que cada vez hay más compañías de jugos por la facilidad de fabricar dichos productos. Muchas marcas en el mercado incumplen las normativas vigentes”, subrayó Acosta al referirse a ese multimillonario negocio.

Los jugos de frutas y de vegetales proveen múltiples beneficios a la Salud. Al consumirlos a diario, las personas se mantienen hidratadas, incorporan nutrientes al organismo, incluidos antioxidantes, vitaminas y minerales que ayudan a reparar el cuerpo y mejoran el sistema inmunológico.

Sin embargo, el mercado no está exento de fraudes. Ello lo sabe muy bien Rufina Guevara, una habitual consumidora de jugos en la ciudad de Panamá, quien a menudo se ha sentido estafada con productos adquiridos en supermercados y tiendas locales, algunos de ellos con fecha de caducidad expirada.

Guevara confió a Bayano digital que ha llegado a beber “jugos de baja calidad, que no saben a nada parecido a un verdadero néctar de frutas”. En ese sentido, dijo que sorprende la ironía del etiquetado, cuando se supone que es un producto hecho 100%, natural, pero que en realidad es un “engaño” al paladar.

Las campañas publicitarias de productos de dudosa procedencia apuntan ahora a la población infantil, ya que en ese sector ha sido identificado un gran nicho comercial. No obstante, los padres de esos menores de edad deberían dejar de ser incautos y actuar con responsabilidad en la compra de los productos que dan a sus hijos, reconocen las organizaciones de consumidores de Panamá.

Según el reglamento Técnico 31-1999, de la Dirección de Normas y Tecnología del Ministerio de Comercio e Industria (MICI), hay tres autoridades niveles de autoridad que ejercen la función fiscalizadora y supervisora del cumplimiento del reglamento técnico en los jugos de venta en este país:

  1. El Departamento de Protección de Alimentos del Ministerio de Salud, que controla lo nacional y exportación.
  2. La Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (AUPSA), que controla los alimentos importados.
  3. La Autoridad de Protección y Defensa al Consumidor de la Competencia (ACODECO), que conjuntamente con el MINSA/DEPA, vigila el cumplimiento de la información del etiquetado y la vida media, y la fecha de vencimiento.

Pese a ello, Acosta instó a una auténtica defensa de consumidores, quienes suelen ser atraídos por la publicidad engañosa en los etiquetados y pagan por un jugo sin la calidad deseada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here