Manifiesto al país del Colectivo Bayano

La Asamblea Nacional de Diputados, en cumplimiento de su deber constitucional, debe citar a la Ministra de Relaciones Exteriores Isabel de Saint Malo, para que rinda cuentas de la política exterior del gobierno nacional, que expone a Panamá a una guerra no declarada por ese órgano del Estado.

0
68

El grito de las juventudes patrióticas de Nuestra América

  • Hoja de ruta para la invasión a Venezuela
  • ¿Quién define la política exterior de Panamá?
  • Salida negociadas de la crisis
  • Rendición de cuenta de la política exterior de Panamá
  • “Un Canal para la Paz y no para la Guerra

Miríadas de jóvenes patriotas, desde diferentes posiciones políticas e ideológicas, cerca o lejos de Omar Torrijos, pero todos cobijados bajo la bandera nacional de Panamá, gritamos las consignas que pasaron a ser estrofas de nuestro himno nacional. ¡Yankee go home, Bases No!

En tanto la oligarquía antinacional, que ahora nos gobierna, con la misma facilidad con la que pidió la invasión de 1989, entregó las bases militares que revirtieron a Panamá con los Tratados Torrijos Carter, para que Estados Unidos y sus aliados invadan Venezuela, para derrocar el gobierno legítimamente electo del presidente Nicolás Maduro. Para ellos, esa oligarquía besa bandera yankee, tanto ayer como hoy,  la única estrofa de su himno es “La soberanía no se come”. 

Hoja de ruta para la invasión a Venezuela

El “Plan Maestro” (denominado Masterstroke) para derrocar al gobierno del presidente constitucional de Venezuela Nicolás Maduro, presentado el 28 de febrero del 2018 por el almirante Kurt W. Tidd, jefe Comando Sur de Estados Unidos, establece entre sus objetivos: “Conseguir el apoyo y la cooperación de las autoridades de países aliados (Brasil, Argentina, Colombia, Panamá y Guyana)”.

El Plan le asigna responsabilidades a Panamá para facilitar el despliegue de las fuerzas estadounidense en la provincia de Darién, la movilización de aviones de combate, helicópteros y transportes blindados para invadir Venezuela desde las antiguas bases aéreas que revirtieron a la jurisdicción panameña en Río Hato, Howard, Albrook y el recientemente inaugurado Centro Regional Humanitario de las Naciones Unidas.

¿Quién define la política exterior de Panamá?

La Constitución Política de la República de Panamá establece que las relaciones exteriores las “dirige” el presidente de la República. Cabe preguntar ¿Es una “carta en blanco” que faculta al presidente para decidir por sí, quienes son los amigos y los enemigos de nuestro país? ¿Puede el presidente declarar la guerra, sin la autorización de la Asamblea Nacional, como lo hace contra el pueblo y gobierno de la República Bolivariana de Venezuela?

Es evidente que la política exterior del gobierno Varela – Saint Malo se define en Washington. Basta recordar la crisis diplomática que provocó la publicación de la lista de funcionarios venezolanos considerados como sujetos de “alto riesgo”, elaborada por el Departamento de Tesoro de los Estados Unidos, que trajo como consecuencia la aplicación de  medidas de retorsión por Venezuela hacia Panamá, que incluyó la suspensión de los vuelos de la línea aérea COPA.

Más reciente, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos ordenó la expulsión de 60 naves iraníes del registro de buques de la marina mercante panameña, en razón de las sanciones extraterritoriales impuestas por Washington a ese país.

 Salida negociada de la crisis

Los esfuerzos de mediación para una salida negociada a la crisis son rechazados por Washington. Mike Pence como vocero del golpe de Estado dijo “No es tiempo para dialogar, es tiempo para la acción”, en tanto que el auto proclamado Guaidó repite a coro “Nunca más nos vamos a prestar para un nuevo diálogo”. Para Pence la acción es la invasión, para Guaidó la guerra civil, evidenciada en su última participación pública al expresar “Aquí no hay miedo a una guerra  civil”. 

Guaidó pretende, con apoyo militar del Comando Sur de Estados Unidos, establecer una cabeza de playa en San Cristóbal, en la frontera colombo-venezolana, similar a Bengasi en Libia o Alepo en Siria, para facilitar el arribo de las tropas norteamericanas y colombianas y, con ello desatar la anunciada guerra civil.

Rendición de cuenta de la política exterior de Panamá

El gobierno de Varela – Saint Malo al asumir las órdenes e iniciativas de Washington, cede la soberanía y  territorio nacional. Se aparta y desconoce la tradición conciliadora de Panamá expresada la iniciativa de Uruguay  y México asumida por la  Unión Europea  al crear el grupo de contacto sobre Venezuela.

El Colectivo Bayano considera que la Asamblea Nacional de Diputados, en cumplimiento de su deber constitucional, debe citar a la Ministra de Relaciones Exteriores Isabel de Saint Malo, para que rinda cuentas de la política exterior del gobierno nacional, que expone a Panamá a una guerra no declarada por ese órgano del Estado.

“Un Canal para la Paz y no para la Guerra”.

Una escalada de las sanciones y la guerra de Washington contra gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro, podría incluir una orden del Departamento del Tesoro al presidente Juan Carlos Varela,  como propuso el ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, para que Panamá “niegue el uso de su canal a las naves venezolanas”

Para el Colectivo Bayano, el interés nacional de Panamá va de la mano del dialogo y una salida negociada a la crisis.  Por ello hacemos un llamado al gobierno nacional para que se aleje de las posiciones belicistas de los Estados Unidos y se incorpore al grupo de contacto sobre Venezuela, como ya lo hizo Costa Rica apegada a su tradición conciliadora.  Por ello debemos recordar que la lucha por la soberanía nacional tuvo como norte “Un Canal para la Paz y no para la Guerra”.

En la hora actual, el  Colectivo Bayano reitera el grito histórico de las juventudes patrióticas de Nuestra América:

¡Yankee Go Home!
¡Manos fuera de Venezuela!

 Panamá, 4 de febrero de 2018

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here