Los cobardes son los que se cobijan bajo las normas

0
422
“El hombre que tiene miedo sin peligro, inventa el peligro para justificar su miedo”.

Por Cecilio E. Simon E.
Redacción de Bayano digital

Ricardo Martinelli afamado “buller” desde sus tiempos de estudiante en La Salle, tiene la costumbre de retar y acosar a su contendor; sin embargo cuando éste lo supera en poder se subordina a él como el pájaro al gato. Pablo Coelho decía:

“Toda la rabia y el coraje de un pájaro son inútiles delante del gato”.

Durante el año que permaneció aislado en una cárcel en los Estados Unidos, la notoria sumisión del pájaro contrasta con el renovado “bulling” de Ricardo.  Él reta al Magistrado Juez de Garantía, amenaza al Magistrado Fiscal y desconoce a la Corte Suprema de Justicia.

Deja de tomar sus medicamentos para provocar sus enfermedades.  Inventa patologías para luego desconocerlas – tengo cáncer en la próstata (…) quién inventó eso? preguntó desmintiéndose -.

Simula psicosis, necesita tafil y un psiquiatra recomendó su abnegada esposa, mientras que el “buller”, con el temor del pájaro al gato arremete contra:

  • El juez, de quien dice: “me odia (…) me mandó a buscar vivo o muerto”.
  • El Presidente de la República, al que acusa de una supuesta persecución política; “si muero es responsabilidad de Juan Carlos Varela”.
  • El médico de la cárcel: cuando me examinó, no  tomó bien mi presión, “es un agente del Consejo de Seguridad”.

Al decir del filósofo y periodista francés Alain Emile Chartier,  “El hombre que tiene miedo sin peligro, inventa el peligro para justificar su miedo”.

Su costoso elenco  de abogados, para disipar sus miedos, le aconsejó buscar la inmunidad como diputado al PARLACEN, organismo de integración centroamericana al que denominó, como si fuera un autoretrato, cueva de ladrones.  Su cálculo fue buscar impunidad en la Corte Suprema de Justicia que él nombró.

Ahora, el pájaro sumido en su miedo, se cobija bajo las mantas de las normas.  Su  mayoría de magistrados se diluyó ante el poder presidencialista. Sus justificados miedos lo llevan a renunciar al PARLACEN, para escapar de las garras del gato. Al decir del Filósofo y escritor francés Jean Paul Sartre, Martinelli actúa como el cobarde, que se cobija bajo las normas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here