La poesía de Magdalena Camargo Lemieszek

0
124

La poesía de Magdalena Camargo Lemieszek

Nació el 1 de julio de 1987 en Szczecin, Polonia. Obtuvo el Diplomado en Creación Literaria de la Universidad Tecnológica de Panamá en 2007. Ha dictado talleres literarios infantiles y dirigió talleres literarios y publicaciones en la editorial artesanal Diablo Rojo Cartonera. Además, ha editado diversas revistas en Panamá. Actualmente, estudia Lengua y Literatura Española.

Premios

Sus cuentos, “El pájaro y la cometa” y “Todos los cuentos anidan en tu vientre”, ganaron la primera Mención de Honor y la tercera Mención de Honor en el concurso Premio Universidad Tecnológica de Panamá a la Promesa Literaria 2007. Ganó el Premio Nacional de Poesía Joven Gustavo Batista Cedeño en el 2008 con su poemario Malos hábitos y, en el 2012, con el poemario El espejo sin imagen. Además, obtuvo un accésit en el Premio Adonáis de Poesía 2015, por su poemario La doncella sin manos. Por el que recibió uno de dos accésits para los concursantes.

Festivales y encuentros

Magdalena ha participado en múltiples festivales literarios y encuentros, tales como el VI Festival Internacional de Poesía en Quetzaltenango, Guatemala (2010); I Festival Internacional de Poesía Ars Amandi en ciudad de Panamá, Panamá (2010); VII Festival Internacional de Poesía de Granada, Nicaragua (2011); Festival Internacional de Poesía de Granada, España (2011); Festival San Francisco de la Montaña, en la provincia de Veraguas, Panamá (2011); Festival Internacional de Poesía de Medellín (2015), y en el II Encuentro Interoceánico de Escritoras (2010), realizado en diversas ciudades de Panamá.

Presentamos a los lectores de Bayano, dos de sus poemas:
Por José Zamora Valdés

Compartir

Pueblo panameño en 1999, recuperando el Canal de Panamá.
Biała

Pronto hubo para mí una soledad abierta
—como una jaula—
y el rugir de un mar plateado.

No hubo, entonces, más silencio.

Sábanas blandiéndose en el patio.
Un caballo de nieve, tranquilo,
de todos el más manso
y vienes tú, niña mía,
vestida de blanco:
hija de la rama,
de la hoja,
hija de todos mis llantos.

Vienes a que escriba en tu pecho
lo que tenía callado:
líneas, círculos, figuras,
mis cuentos
sobre tu seno de mármol.
Guardas cada una de mis voces
como un tesoro en tu mano.

Niña mía, niña de blanco,
abismo perfecto
¿Qué sería de mí sin tu bosque encantado?

(*) BIAŁA (biawa). En polaco significa blanca.
Sentimental mood

Toda la noche blues.
Toda la noche magnolias en tu cuerpo.
Toda la noche espero.
A tientas el whisky y los cigarros
se llevan lejos mis espectros.

Azules, azules.
Azules los trenes, los espejos.
Azules cada una de mis voces.
Azules los espero.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here