La poesía de Diana Morán

0
440

La poesía de Diana Morán

La poetisa Diana Morán nació en Panamá el 17 de noviembre de 1932 y murió en México el 10 de febrero de 1987. Al momento de su fallecimiento, era profesora titular de tiempo completo en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), de la ciudad de México. Llegó a ese hermano país en 1969, exiliada luego del golpe militar de 1968, cuando era dirigente de la Asociación de Profesores.

Fue docente en el Instituto Fermín Naudeau (hasta su detención y destierro) donde orientó a muchos jóvenes en las lides literarias y les inculcó el amor por el arte y la patria.

En el colegio de México obtuvo el Doctorado en Letras Hispánicas con la tesis Cien Años de Soledad: novela de la demitificación (editada por la UNAM en 1988).

Su poesía combativa y revolucionaria fue publicada en Panamá, Cuba, México, Guatemala, Estados Unidos, Chile y España. Gaviotas de Cruz Abierta, recibió el premio Ricardo Miró en 1965 y nunca fue publicado en volumen.

Como educadora luchó por el hombre integral y por una sociedad justa. Su posición personal nunca fue individualista; siempre estuvo en función social. Por su verticalidad, por su lucha cívica fue forzada a un largo y penoso exilio que no la doblegó, antes fortaleció su carácter. En la historia panameña, Diana Morán ha sido la única poetisa lanzada al exilio, “despojada de la patria”, como señala ella en sus versos; lo cual es un indicio del cúmulo de valores que ella encarnaba.

Panamá, 10 de febrero de 1992. Elsie Alvarado de Ricord

Ascanio Condecorado por Un Golpe de Mar
(Al mártir Ascanio Arosemena)

Palomar de nubes

Lluevan las palomas, lluevan,
que el girasol se va…
Ascanio va adelante,
los otros van detrás.

Alondra entre sollozos

En fila los gorrioncitos,
cuando los vean pasar,
tiendan los jazmincitos
y la estrella de mar.

Baja marea de incienso

Barco que va de flores,
barco que va de sal,
barco de cuatro albores
y un cordero de altar.

Palomar de auroras

Arrullen las palomas
y vuelvan a arrullar:
Ascanio es la bandera,
escudos los de atrás.

Alondra entre alborozo

En rueda los gorrioncitos
que aquí está el girasol;
suelten arpas de trinos
y amapolas de amor.

Alta marea de estrellas

Barco que vuelve rojo,
barco en las olas de tul,
barco que vuelve blanco
con un cordero azul.

(Del Libro Gaviotas de Cruz Abierta, 1965)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here