Invasión a Panamá y guerra de baja intensidad

0
408

Invasión a Panamá y guerra de baja intensidad

“Tan criminal es el que mata, como el que mira impacientemente matar y no hace nada” Omar Torrijos Herrera.

Redacción de Bayano digital

Café Bayano recupera la memoria histórica del pueblo panameño, con un extracto en que se muestran los intereses hegemónicos de los Estados Unidos, que desencadenaron la invasión del 20 de diciembre de 1989. Se exponen evidencias de algunos atroces crímenes de guerra y la vigorosa marcha negra de 1990 que derrotó los propósitos norteamericanos de convertir a Panamá en un protectorado.

Previo a la invasión del 20 de diciembre de 1989, los Estados Unidos emprendieron la modalidad de guerra de baja intensidad, contra Nicaragua para derrocar la Revolución Sandinista y hacia Panamá para obtener su obediencia, en los planes intervencionistas de Washington.

Lilia Bermúdez, investigadora de la UNAM y panelista del Foro 2000, organizado por la Asociación de Profesores de la Universidad de Panamá, indica que en consecuencia del triunfo de la Revolución Sandinista, los Estados Unidos ha tratado de recuperar la dominación que han perdido. Para ello definieron una estrategia para enfrentar este conflicto, que ellos denominaron de baja intensidad. Para evitar la invasión directa, utilizaron una multiplicidad de recursos económicos, políticos, sicológicos, ideológicos y sin duda el militar.

En una entrevista concedida a la periodista María Shriver, de la NBC, el comandante Fidel Castro declaró:

“Sencillamente no estoy apoyando a Noriega, estoy apoyando al movimiento torrijista, estoy apoyando el Tratado Torrijos-Carter, estoy apoyando la soberanía y la independencia de Panamá.

Yo me acuerdo cuando se organizó la primera —ésta no es la primera—: estaba Poindexter todavía en su cargo, y organizaron la campaña contra Noriega porque se opuso a los planes contra Nicaragua. Esa es la realidad. Yo lo recuerdo porque conocí, tuve noticias confidenciales, muy creíbles, absolutamente verídicas, del plan que organizó Poindexter para liquidar a Noriega por los problemas de Centroamérica”.

Este Café Bayano concluye con el pensamiento del General Omar Torrijos Herrera:

Tenemos ideales muy claros y he dicho muchas veces, que aún no se ha descubierto el proyectil que pueda matar un ideal. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here