Gobierno convoca diálogo nacional para ordenar la pesca

0
264
Zuleika Pinzón, administrador de la ARAP (Foto: La Prensa).

Gobierno convoca diálogo nacional para ordenar la pesca

  • La pesca artesanal genera en Centroamérica unos 2.500 millones de dólares anuales y se estima que medio millón de personas dependen de esa actividad en la subregión.
  • Pese a su importancia económica, la pesca en Panamá y en los demás países centroamericanos necesita ser ordenada, para evitar la desaparición de especies y garantizar una importante fuente de proteínas sanas para la población.
  • En 2011, científicos de Japón y Panamá resaltaron el inicio de estudios conjuntos para la sostenibilidad de la pesca y la reproducción en cautiverio de dos especies comerciales de atún: aleta amarilla (YFT) y aleta azul (PBF).

Por David Carrasco

El gobierno panameño convocó para julio de este año, un diálogo nacional con todos los agentes económicos, marítimos, costeros y portuarios, en procura de un consenso para el ordenamiento de la pesca amenazada por actividades humanas y problemas ambientales.

Así lo confirmó la administradora general de la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), Zuleika Pinzón, ante las evidencias de un deterioro marino costero, los efectos visibles del cambio climático y la captura intensiva de especies con valor comercial (pecados, langostas y camarones) que están en declive y requieren ser protegidas a través de regulaciones, monitoreo y vedas, y la vigilancia de las ozonas marinas protegidas.

Pinzón hizo el anuncio tras el lanzamiento de una campaña de la no gubernamental Fundación MarViva, para el consumo responsable de pescado, que busca orientar a los consumidores para evitar consumir pescado que esté en una lista de drástica disminución en los mares.

En la actualidad, el 90 por ciento de las licencias de arrastre de camarón vencen entre el 2017-2018, y surgen voces críticas frente una propuesta de ley que pretende volver a otorgar licencias para arrastre de camarón, lo que implica una amenaza al recurso.

La iniciativa planteada por el gobierno panameño, en procura del diálogo nacional recibió el apoyo técnico del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que ha acompañado otros diálogos y propuestas de concertación en el contexto subregional.

Previamente, los ministros competentes de la Pesca y la Acuicultura de los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), que conforman la Organización del Sector de la Pesca y la Acuicultura del Istmo Centroamericano (OSPESCA), decidieron impulsar la integración aplicada a ese sector, sobre los sustentos de líneas que conforman la Política de Integración de la Pesca.

Esa Política contribuyó al debate de temas comunes concertados en diálogos regionales, intersectoriales e interinstitucionales, facilitando la ejecución de diversos proyectos y un modelo de gobernanza regional con acuerdos vinculantes.

“Es imperante que nos sentemos y evaluemos (los desafíos), porque al final de cuenta estamos compartiendo recursos que usan un mismo espacio, en este caso marino, y que se reconoce que no están allí infinitamente”, puntualizó Pinzón.

Advirtió que hay una fuerte presión de la pesca de ejemplares juveniles, entre ellos del tiburón martillo. Admitió que “faltan más estudios científicos sobre la biomasa de las especies pelágicas (peces que viven en aguas medias o cerca de la superficie)”, para comprender a cabalidad los elementos que influyen en el sector pesquero, incluso en el Turismo en zonas de playas e islas.

Al respecto, Juan Maté, del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés), comentó que uno de los mayores desafíos de Panamá es que más del 40 por ciento de lo que se pesca en aguas de este país no es reportado, lo que significa un “déficit estadístico” que debe ser corregido.

“Es muy difícil poder manejar los recursos, si no sabemos qué especie se están extrayendo y dónde y cómo se están extrayendo”, reseñó Maté. Añadió que un estudio en el Parque Nacional Coiba, en el Pacífico, empezó a generar información sobre áreas de desove de especies comerciales y los mejores períodos de veda pesquera.

La costa pacífica tiene una extensión de 1.690 kilómetros, y la caribeña, de 1.160 kilómetros. Además, Panamá posee más de 1 600 islas frente a sus costas y el futuro de la pesca artesanal está ligado a los manglares resentidos por el impacto de la expansión urbana.

Al respeto, la administradora de la ARAP reconoció el interés de la flota artesanal, camaronera y atunera, a favor de la certificación de sus actividades, ante la prohibición de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR), y la solicitud de poblaciones costeras de ser asesoradas sobre las vedas y el manejo de recursos marinos.

Pinzón aseveró que Panamá evalúa su adhesión al Acuerdo sobre medidas del Estado rector del puerto (PSMA, por sus siglas en inglés), un tratado internacional promovido por la FAO, avalado por 29 países y la Unión Europea (UE), que se traduce en el primer instrumento global vinculante para combatir la INDNR.

La ARAP mantiene abiertos unos 30 procesos administrativos vinculados con la pesca ilegal, por los cuales los infractores podrían pagar hasta un millón de dólares en multas. De hecho, el 14 de junio, la oficina de la FAO en Panamá y la ARAP suscribieron un Acuerdo dirigido al fortalecimiento de las capacidades y las medidas para prevenir, desalentar y eliminar la INDNR.

Cada año, la INDNR suma en el mundo capturas de hasta 26 millones de toneladas, con un valor de 23.000 millones de dólares. Ello socava los esfuerzos para garantizar la pesca sostenible y la gestión responsable de las poblaciones de peces en los mares.

Extracción de pescado para la venta en los mercados.
Extracción de pescado para la venta en los mercados.

Con el objetivo de contribuir al debate sobre el aprovechamiento de los recursos ictiológicos, Bayano digital invita a los lectores a ver el video “La pesca bien gestionada en aguas islandesas”, de Gudny Karadottir, en el que se plantea la necesidad de estrechar la colaboración entre la comunidad científica y la industria pesquera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here