Ganaderos panameños reivindican derechos de los productores y consumidores

La respuesta de los productores agropecuarios en Panamá, ha sido alta y clara: cerrarle paso al modelo económico neoliberal y salvar al sector de la ruina.

0
117
Ganadero panameño en labores de ordeño manual.

Ganaderos panameños reivindican derechos de los productores y consumidores

Por David Carrasco
Redacción de Bayano digital

El ingeniero Ángel Peralta, dirigente de la asociación Ganaderos al Rescate, reivindicó el derecho de productores y consumidores a prescindir del injusto sistema de la intermediación en la cadena de alimentos, para la reafirmación del principio de la seguridad alimentaria de los panameños.

En un foro realizado en el auditorio Víctor Caballero, de la Facultad de Administración Pública de la Universidad de Panamá, Peralta justificó las protestas pacifica realizadas en varias provincia por agricultores y ganaderos para denunciar el modelo económico neoliberal que pone en peligro la seguridad alimentaria de Panamá.

Sostuvo que una ley 16, aprobada el 16 de julio de 1992 produjo la apertura para la aplicación de un modelo agroimportador, en detrimento de los productores nacionales que han sido relegados de la asistencia técnica estatal y el soporte financiero.

El dirigente ganadero detalló que, además de generar dependencia del mercado externo, el mecanismo fue radicalizado a través de la legislación 25, del 30 de abril de 1998, y Tratados de Libre Comercio (TLC), que irrespetaron el marco arancelario acordado por la Organización Mundial del Comercio (OMC). “La estocada final fue dada por el Tratado de Promoción Comercial (suscrito entre Estados Unidos y Panamá)”, puntualizó.

Peralta precisó que en medio de desafíos y condiciones extremas que amenazan el patrimonio agrario, los productores reconocen que durante décadas han sido víctimas de un modelo económico que también se ensaña contra los consumidores, al generar especulación y distorsiones en los precios de la comida y suministros.

Expulsan a los fariseos del templo

El dirigente y activista ganadero adujo que, finalmente, las bases de las asociaciones de productores consiguieron tomar las riendas de organizaciones amordazadas y pudieron prescindir de directivos adocenados que se convirtieron en cómplice o claudicaron en la tarea de defender al vulnerado y empobrecido sector agropecuario.

Peralta destacó que en abril de 2018, valientes ganaderos de las provincias centrales de Herrera y Los Santos denunciaron a través de las redes sociales los intentos del principal importador local de carne, de traer a Panamá 3.000 novillos vivos procedentes de Nicaragua, bajo condiciones onerosas para los productores nacionales. Recordó que ese incidente fue “la gota que derramó el vaso”, debido que aquella era una operación leonina y arbitraria, que no podía ser tolerada ni un minuto más.

En ese momento de serias tensiones, fueron desenmascarados los pseudo dirigentes de la Asociación Nacional de Ganaderos en Los Santos, quienes pretendían avalar la masiva importación de vacunos a cambio de favores o prebendas personales. El conflictivo hecho generó un fuerte clamor del sector pecuario en contra del modelo importador y el debilitamiento de los controles oficiales en materia aduanera y seguridad alimentaria.

Hoja de ruta agropecuaria

Peralta señaló que tras varias protestas para exigir respuestas al gobierno sobre un pliego de demandas, fue diseñada un hoja de ruta en defensa de los intereses de los productores. Sin embargo, el gobierno incumplió los acuerdos firmados y apeló a procedimientos para dilatar las negociaciones, lo que acentuó la crisis.

Subrayó que muchos ciudadanos aún desconocen el andamiaje que sirve para cometer irregularidades, como la importación de carne congelada, que luego es descongelada para venta, y la distribución de productos cárnicos a los que previamente fueron inyectados de 20 a 30 por ciento de una solución salina, sin advertir a los consumidores las condiciones higiénicas, o sobre las plantas de procesamiento en el país de origen.

Nelson Cedeño, de Ganaderos al Rescate y vocero del Frente Unidos por el Agro, denunció que industrias lecheras establecidas en Panamá.

Las arbitrariedades que persisten en el sector alcanzan a los productores de leche, a quienes la compañía Nestlé redujo a 29 centavos de dólar por litro, sobre la base de una hipotética contaminación que debió ser acompañada con un informe de un laboratorio calificado y certificado que aún no ha sido creado, pese a su importancia estratégica.

Comentó que bajo las actuales circunstancias, en las que predominan los bajos precios pagados a los productores, el alto riesgo de endeudamiento con los bancos y la falta de un efectivo respaldo gubernamental, “es posible que los ganaderos panameños pierdan hacha, calabaza y miel”. Sostuvo que el objetivo del modelo vigente es el desmantelamiento del sector, del que depende el 54 por ciento de la población panameña.Por su parte, Nelson Cedeño, de Ganaderos al Rescate y vocero del Frente Unidos por el Agro, denunció que industrias lecheras establecidas en Panamá “no están adquiriendo leche grado C” producida localmente y que es materia prima en la elaboración del queso tipo mozzarella. Indicó que todo el queso mozzarella es importado, en perjuicio de los productores de lácteos y consumidores panameños.

Cedeño advirtió que los patrocinadores de los «negocios corruptos, surgidos en oficinas refrigeradas”, son los que engendran la violencia en el campo y la frustración de miles de productores. En ese sentido, se solidarizó con los propietarios de pequeñas fincas en el distrito de Barú, en la provincia de Chiriquí, a quienes intentan arrebatarles sus tierras a favor de una multinacional e impiden sacar sus cosechas al mercado “¡Qué el dolor de los hermanos de Barú, sea el dolor de cada uno de nosotros!” recalcó el dirigente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here