Experto canadiense afirma que el piloto del vuelo MH370 estrelló el avión en un acto suicida

0
29
Malaysian Airlines Boeing 777. (Foto: Aero Icarus).

Por Leonora Chapman | amlat@rcinet.ca

Han pasado algo más de cuatro años, y el relato del vuelo 370 de Malaysia Airlines sigue siendo uno de los mayores misterios de la historia de la aviación.

Ahora, un experto en aviación canadiense y ex investigador de accidentes de aviación dice que puede afirmar con “certeza del 100 por ciento” que el vuelo 370 de Malaysian Airlines fue lanzado intencionalmente en el océano por uno de los pilotos en un acto de asesinato-suicidio.

“Este es un evento criminal. No es un accidente”, le dijo Larry Vance, ex investigador de Transportation Safety Board of Canada, a CBC News en una entrevista telefónica.

“Esto fue planeado y llevado a cabo por una persona que tenía el control del avión por su trabajo “, manifestó Vance.

O bien fue el piloto o fue el copiloto del avión quien tomó la decisión, “por cualquier razón, de llevarlo a una parte remota del océano y hacerlo desaparecer para siempre”.

Muchas teorías han circulado sobre el destino del avión, con algunos creyendo que pudo haber sido secuestrado o derribado, pero Vance dice que su examen de algunos restos que finalmente se encontraron muestra que el avión fue aterrizado deliberadamente en el océano.

Vance pasó 18 meses investigando y escribiendo su próximo libro MH370 Mystery Solved, que se publicará próximamente. No formó parte de la investigación oficial realizada por la Oficina de Seguridad del Transporte de Australia.

Él imparte cursos de investigación de accidentes y utiliza el accidente como material de curso. A partir de ahí, aclaró, él y sus colegas comenzaron a analizar algunos de los detalles de la evidencia disponible.

“Asesinato suicida”

Vance también formó parte de un grupo de expertos internacionales en aviación que recientemente aparecieron en el programa 60 Minutes Australia para compartir sus conclusiones de que el accidente fue un acto intencional.

“Definitivamente sería apropiado llamarlo un asesinato suicida”, puntualizó.

Esta visión contradice un informe publicado en 2016 por la ATSB, que concluyó que el avión se quedó sin combustible y se estrelló en el océano durante un descenso de alta velocidad. La oficina creía que el avión había volado en piloto automático o sin piloto.

El Boeing 777 que transportaba a 239 personas despegó de Kuala Lumpur a las 12:41 a.m. hora local del 8 de marzo de 2014, con destino a Beijing.

Según el gobierno de Malasia, la transmisión de voz final recibida por los controladores en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur a las 1:19 a.m. hora local del 8 de marzo fue “Buenas noches malasio tres siete cero”.

Después de 40 minutos de vuelo, el avión desapareció del radar, ya que el aparato radial del avión dejó de transmitir.

El radar militar de Malasia identificó más tarde el avión fuera de curso, en la parte norte del Estrecho de Malaca. Un satélite, sin embargo, recogió siete señales, o “pings” en las siguientes horas. Esto llevó a los investigadores a concluir que el avión voló otras seis horas, hacia el sur hasta el Océano Índico.

El avión nunca ha sido encontrado, pero restos han flotado en las costas del este de África.

Vance y su equipo examinaron fotografías detalladas de algunos de los restos y concluyeron que el avión se estrelló deliberadamente. Su creencia estaba basada en dos pedazos de restos del sistema de flap en el ala derecha del avión: el flaperón y la sección de flap que está al lado.

Al examinar las marcas en los restos, teorizaron que las aletas habían caído cuando el avión golpeó el agua. Esto significaría que el avión había entrado en el agua a una velocidad relativamente baja.

“Llamaríamos a eso un amerizaje controlado en el agua. Y la única forma en que podría pasar es si alguien estaba manejando el avión. En particular, si alguien seleccionó los flaps para estar en la posición extendida”.

Y si los flaps estaban extendidos, significaba que los motores seguían funcionando y que el avión no se había quedado sin combustible.

“Creo con una certeza del 100 por ciento de que el avión entró al agua en una zanja controlada con las aletas extendidas”, dijo Vance.

El avión fue pilotado por el capitán Zaharie Ahmad Shah y el primer oficial Fariq Ab Hamid.

Vance dijo que no puede decir con certeza si el piloto o copiloto era el autor del ataque, aunque cree que es más probable que Shah fuera el responsable porque ordenó dos horas más de combustible.

El barco Ocean Shield detectó sonidos subacuáticos que, según los informes, son consistentes con el sonido de las cajas negras de los aviones, aproximadamente a 600 kilómetros de donde un barco chino informó anteriormente haber escuchado señales débiles. Este mapa se basa en la información proporcionada por el Centro de Coordinación de la Agencia Conjunta. (Foto: CBC).

Transpondedor apagado

Fue Shah, cree, quien apagó el transpondedor para hacer que el avión desapareciera del radar, y luego apagó las luces en la cabina de pasajeros y despresurizó el avión.

“Y eso es sólo un interruptor, puede pulsar un interruptor y el avión se despresuriza”.

Esto dejaría inconscientes a los pasajeros y habrían muerto rápidamente por falta de oxígeno, estimó.

Durante ese pequeño período de tiempo, Vance cree, que Shah de alguna manera eliminó al copiloto. Pudo haber inventado alguna razón para sacar al copiloto de la cabina y luego cerró la puerta con llave, dejándolo morir por la falta de oxígeno en la cabina de pasajeros. O bien, dijo Vance, “lo eliminó en la cabina”.

Los pilotos tienen suministros de oxígeno que pueden durar horas. Pero después de despresurizar el avión, habría sido muy fácil para el piloto represurizar el avión, resaltó Vance.

Vance cree que después de volar otras seis horas, el piloto hizo amerizaje controlado para asegurarse de que no hubiera grandes cantidades de restos, y en su lugar, el avión se hundiría hasta el fondo del océano.

“Mi opinión es que tenía un destino en mente, lo llevó a ese destino”, dijo. “Tomó un avión y lo hizo desaparecer para que nadie pudiera encontrar dónde iba y nadie lo encontraría nunca”.

Las conclusiones de Vance cuestionadas

Martin Dolan, ex jefe de la Oficina de Seguridad del Transporte australiano que apareció con Vance en el programa 60 minutos, desafió la certeza de Vance sobre sus conclusiones.

“La evidencia aún no es suficiente para llegar a una conclusión tan firme como pareces haberlo hecho”, aseveró Dolan.

Dolan, quien dirigió la búsqueda del avión desaparecido, dijo que hay dos teorías viables: que alguien tenía el control del vuelo cuando se estrelló, “o que no lo tenía”.

“Hay evidencia que apoya ambas de esas teorías”, recalcó.

Es especulación decir que los flaps estaban caídos y que el avión no se quedó sin combustible, dijo.

Pero Vance no está de acuerdo y cree que los investigadores oficiales no tenían la experiencia suficiente para ver las pruebas en los restos del naufragio. Sostuvo que “creo que se casaron con una teoría”.

En cuanto al motivo del perpetrador, Vance advirtió que esa no es su área de especialización.

“Las personas que son especialistas en el comportamiento humano y la psicología y ese tipo de cosas pueden responder eso”, comentó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here