En Nicaragua aprendimos a convivir, pero no nos toleramos

Entrevista con el periodista Adolfo Pastrán (I Parte)

0
161
Adolfo Pastran (Foto Bayano digital)

Cecilio E. Simon E.
Especial desde Managua
Redacción de Bayano digital

La primera  parte de la entrevista, realizada el sábado 21 de julio con el periodista nicaragüense Adolfo Pastrán, Bayano digital aborda la inestabilidad política en Nicaragua y el rol de los principales actores involucrados en la crisis.

BD:- ¿Quién es Adolfo Pastrán?

AP:- Muchas gracias Cecilio. Antes que nada quisiera saludarte, a los lectores de Bayano digital y a Panamá, un pueblo muy querido.

Tengo 32 años de ser periodista, comencé con el diario La Prensa cuando se reabrió el periódico después de los Acuerdos de Esquipulas II en 1987.  Soy de formación Social Cristiana, he pertenecido al Partido Social Cristiano Nicaragüense, ahora no milito activamente en política y como activista social estoy participando en el Diálogo Nacional.

Como periodista en la actualidad tengo mi portal de noticias y hago un programa diario de televisión “Informe Pastrán TV” donde abordo temas económicos, sociales y lo que está ocurriendo en Nicaragua en estos días.

Soy amigo de todos: sandinistas, liberales, conservadores, católicos, evangélicos (…) lo cual me permite tener una visión muy amplia de todos los sectores.  Procuro ser lo más objetivo en medio de esta situación polarizada que estamos viviendo.

BD:- En nuestra conversación previa constaté que en los últimos 35 años, se cuestiona la legitimidad de los gobiernos que se suceden en el poder. ¿Qué ocurre en Nicaragua?

AP:- En Nicaragua nos hace falta consolidar la institucionalidad y nos hace falta una cultura de dialogo, de democracia, de consenso, de tolerancia. Hemos vivido guerra en los años 70 y  80; en los años 90 conflictividad económica y social.

Esa inestabilidad hace que los gobiernos recurran a la oposición para llegar a acuerdos de gobernabilidad, entre un partido fuerte como es el Frente Sandinistas, que ha tenido la hegemonía en el Estado y una oposición fragmentada en unos 30 partidos políticos.

BD:- ¿Quién dirige el movimiento de jóvenes denominado “los auto convocados”?

AP:- Ellos no surgen de la nada, tienen años de estarse preparando a jóvenes en liderazgo emergente. Se está entrenando a los muchachos con diplomados políticos, para que actúen en situaciones como las que se producen en Nicaragua.  

Se han venido preparando nuevas caras, aduciendo que los partidos políticos tienen gente muy vieja, algo desfasados.  Estos muchachos “auto convocados” pertenecen a organizaciones no gubernamentales integradas a la llamada sociedad civil, que nacieron en 1990 y que se vienen fortaleciendo a lo largo de estos años, apoyados con financiamiento externo.

BD:- ¿Es decir las confrontaciones que se producen en los últimos 90 días no son con los partidos políticos sino con la sociedad civil?

AP:- Algunos movimientos políticos participan, sobre todo disidentes del Frente Sandinista que están agrupados en el Movimiento de Renovación Sandinista (MRS) que a su vez dirigen organismos de la sociedad civil,

Los partidos políticos tradicionales no participan activamente al frente de las protestas. Ellos más bien las aprovechan en los municipios  donde sus dirigentes locales han perdido alcaldías o elecciones municipales  para pescar en el río revuelto.

En las protestas han confluido varios intereses políticos de los disidentes sandinistas agrupados en el MRS (que se escindió del FSLN en 1995, por discrepancias con la línea oficial liderada por Daniel Ortega) y los organismos de la sociedad civil, que antes detestaban a los empresarios porque estaban dialogando con el gobierno, y ahora están en una amalgama de intereses empresarios, estudiantes y sociedad civil.

BD:- Se habla de financiamiento externo, ¿quién los financia?

AP:- Evidentemente los Estados Unidos.  La semana pasada, en una audiencia en el Congreso, la sub directora de la AID aceptó que en todos estos años han estado proporcionando fondos a organismos de derechos humanos, medios de comunicación y organismos de la sociedad civil para crear estos liderazgos emergentes para que sean una alternativa al gobierno en el poder.

Esta semana, en otra reunión de la AID, se aprobaron 15 millones de dólares más para financiar durante este año a estos organismos, aduciendo que hay una crisis humanitaria en Nicaragua, para dar asistencia a las personas detenidas, acusadas por el Ministerio Público de realizar acciones de terrorismo y para fortalecer los medios de comunicación frente a la censura que dicen se da en Nicaragua. (Aquí no hay ningún medio cerrado).

Es evidente que hay apoyo de los Estados Unidos a estos organismos, para crear una base que se convierta en alternativa al sandinismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here