El Dedo del martes 4 de diciembre

0
20

Por Niko Jones

  • Un monstruo que vino del Norte metió sus garras para empañar la visita oficial a Panamá del presidente de China, Xi Jinping. Ojo: fueron distribuidas credenciales adulteradas de prensa, para armar un gran desmadre.
  • Entretanto, en la Cancillería panameña hubo lágrimas tras la muerte de George Bush, quien en 1989 ordenó invadir a Panamá, Un comunicado lamentó el deceso del genocida, a quien le cayó la maldición de Noriega.
  • Los gringos no dejan de armar líos. Trasladaron a Panamá al destructor USS Michael Monsoor para provocar a Xi Jinping. Lo mismo hicieron en 2008, cuando vino a Panamá el buque ruso Almirante Chabanenko.
  • Detrás de la maleantería está Trump, el pilluelo del copete dorado, que quiere enviar a suelo panameño a hondureños varados en la frontera con México. El bandido se enteró de que en este país hay leyes flexibles.
  • En Brasil, Bolsonaro mandó a derribar los monumentos dedicados al comandante Ernesto “Che” Guevara, para colocar unas estatuas de Mickey Mouse y el Pato Donald. Un idiota gobierna a los brasileños.
  • Médicos cubanos que llevaban salud a barrios pobres de Brasil, salieron con la frente en alto. No podían quedarse un minuto más en ese país, ya que los milicos de derecha “se echaron al pico” la seguridad social.
  • Panamá sigue dominada por los entuertos. El ministro del MICI se ha sentado sobre un informe de COPANIT y se resiste a firmar las normas sobre la importación de cemento de calidad. ¿A quiénes está protegiendo?
  • La Justicia en Panamá se resuelve en un patio limoso. La ex procuradora general Ana Belfon acusó de “mentirosa” a la fiscal Zuleyka Moore, quien parece empeñada en excluir a Varela del caso de las coimas de Odebrecht.
  • Los “ñames” del gobierno se pusieron la mano en el pecho y dijeron a los asegurados que no hay plata para el aumento de las pensiones. Pero, sí hay plata para viajes, fiestas, cenas faraónicas, aquelarres y cositas. ¡Bellacos!
  • Pacientes que consumieron el jarabe envenenado de la Caja de Seguro Social siguen exigiendo una multimillonaria y justa indemnización, debido al crimen de lesa humanidad en su contra. El Órgano Ejecutivo enmudece.
  • Ninguno de los candidatos presidenciales en Panamá ha condenado la devastación de selvas en áreas revertidas. El tema ambiental no figura en la agenda de los líderes de los partidos políticos. ¿Complicidad, o qué?
  • Vuelve la ilegal expulsión de trabajadores de antiguas tierras explotadas por empresas bananeras en el distrito de Barú. Es parte de un paquete económico de usurpación del capital financiero que lo devora todo. ¡Cuidado!
  • La elite gobernante utiliza a jueces de paz y “tongos” para ejecutar el despojo y la represión, como antes lo hacían los corregidores Beleño y “Ñato” González, que condenaban a los inocentes con sólo mirarles a la cara.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here