El Dedo del martes 11 de diciembre

0
29

Por Niko Jones

  • En Navidad, el presidente Varela se siente acosado por El Grinch, pero su verdadero “cuco” es Ricardón. Algunos han advertido que el personaje podría dejarle al mandatario un regalito lleno de escándalos y chanchullos.
  • Mientras el heredero del ron Abuelo iba a un viaje chévere a Marruecos, a muchos nacionales se los llevaba Candanga. 2018 deja a muchos con la yuca adentro, una economía con un frenazo “hijo ’e madre” y todo más caro.
  • La revista Time declaró al asesinado periodista Jamal Khashoggi “persona del año 2018”. Hay que “pelar el bollo” para recibir homenajes. Ojalá también se declare “asesino del año” al criminal y represor régimen saudita.
  • Lucy Molinar y Federico Suárez, dos tremendos “frenes” en el gobierno de la Locura, podrían ver la luz a cuadros debido al escándalo de la comida deshidratada, pero los “peces gordos” no aparecen en escena. ¡Jo!
  • En la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá ya califican a la Corte Suprema de Justicia de Divina Comedia. El caso Martinelli sobre “pinchazos” (espionaje telefónico) desnudó falencias del sistema judicial.
  • Querellantes en el caso Martinelli han encontrado un gran parecido entre Chucky, el mueco siniestro, y el magistrado Ayú Prado. Ambos personajes son duchos y entrometidos, y usan sus deditos diabólicos para enredar.
  • A la procuradora general, Kenia Porcell, y al contralor general, Federico Humbert, se les acaba el tiempo para revelar al país dónde está el botín de 4.000 millones de dólares succionado al Estado del 2009 al 2014.
  • Las arruinadas capas medias deben sacarse el dedo y evitar más cutarrazos contra las cuerdas, como el alza en el canalla impuesto de inmueble. El modelo económico neoliberal tiene en la mira a los contribuyentes.
  • Cibernautas se quejan de su suerte maldita en los grupos de chat, pero necesitan aprender de los “chalecos amarillos” en Francia, quienes se enfrentan al gobierno de París tras alzas en los impuestos y los combustibles.
  • Epsy Campbell abandonó el cargo de ministra de Relaciones Exteriores de Costa Rica, tras el nombramiento de dos altas funcionarias sin los requisitos necesarios. En Panamá, tendría que haber renuncias en masa de emplanillados.
  • Si algún creyente duda de que en altos cargos del gobierno la vida es más sabrosa, debe desempolvar los expedientes de la firma Finmeccanica. Allí se movió el billete. Hubo vino, pizza, coimas y tarantellas napolitanas.
  • La UNESCO declaró el reggae un tesoro cultural global, mientras que en Panamá los compositores y cantantes de ese género se mueren de hambre. La Cultura está en el piso a causa del sonido de cajas registradoras.
  • Definitivamente, los panameños viven en Congolandia. Varela incumplió la promesa de nombrar a un dirigente popular en la Junta Directiva del Canal de Panamá. La rabiblanquera manda en esa vía, ¿o no?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here