El Dedo

0
64

Por Niko Jones

  • “México pagará el muro”, insiste Trump, el amenazador hombre del copete dorado que mora en la Casa Blanca. “Ni ahora ni nunca”, responde Peña Nieto. Los mexicanos están cabreados ante tantas provocaciones.
  • Como en el cuento de Hansel y Gretel, a los niños mexicanos separados de sus padres en EEUU los meten en jaulas y los hacen sacar los dedos a través de los barrotes, aunque lloren. Son órdenes de Trump.
  • Ricardo Martinelli parece parte del elenco de Los Tres Chiflados. En la cárcel El Renacer se atrincheró en ropa interior para eludir al juez Jerónimo Mejía. Su protesta lo llevó a usar calzoncillos Johnny Cotton.
  • Sin embargo, la CIA de Estados Unidos no olvida a sus fieles servidores. Dicen que desde Langley, Virginia, llegará un pergamino para el Loco, que dice: “To Mr. Martinelli (Super Agent 99) with Love”. ¡Bien!
  • La fobia a la cárcel acosa de noche al magnate enchirolado en El Renacer. El miedo aumentó al ver en una pared un grafiti que decía: “Welcome to the jungle. Tony was here”. El mensaje también asustó a Camacho.
  • El alcalde José Blandón debería acelerar una licitación de pangas para pasear a ciudadanos cada vez que se inundan las calles en la ciudad de Panamá. A bordo, esas naves podrían llevar música de “Cantando bajo la lluvia”.
  • Los únicos prietos en la fiesta del 4 de julio en la Embajada de Estados Unidos en Panamá serán Aunt Jemima (marca de pancakes) y Uncle Ben’s (Arroz precocido). Trump no quiere a los negros en su gobierno.
  • La marca de colchones Ramguiglex la botó. Incorporó a su publicidad una tortuga que dice: “para soñar en grande”. Tal vez, sus creativos se inspiraron en Tortugón, a quien vieron envuelto en una capa roja en Moscú.
  • El congelamiento de precios de los productos de primera necesidad en Panamá es un cuento chino. Los especuladores golean al mercado, mientras que los consumidores sólo intentan jugar los Juegos del Hambre.
  • Sorpresivos beneficios fiscales otorgados por el Estado a la costosa enseñanza particular ponen a las capas medias contra las cuerdas. La privatización sólo favorece a los ricos y deja a los pobres en clara desventaja.
  • En el Partido Cambio Democrático (CD), se vive como en Peyton Place (La Caldera del Diablo), una especie de ring de todos contra todos, donde hay zancadillas y maletinazos para escoger al candidato presidencial.
  • Falta una verdadera Locademia de Policía y una tremenda Corte para sacar la cara por Panamá y poner a raya a los bandidos que han saqueado las arcas del Estado. El pueblo no puede ser pendejo eternamente.
  • Gente ladina que juega con naipes marcados sigue tomando zonas costeras donde expulsan a pescadores humildes. A eso lo llaman ahora transparencia, pero en otros tiempos era puro saqueo, ultraje y canallada.

Deja un comentario