Denuncia sobre negociado en zona de humedales estremece a ambientalistas panameños

0
124
Mapa de evacuación en Juan Díaz, ante el riesgo de inundaciones.

Denuncia sobre negociado en zona de humedales estremece a ambientalistas panameños.

  • El 3 de julio, en la Asamblea Nacional, el diputado Raúl Pineda, del Partido Revolucionario Democrático (PRD), denunció un “gran negocio” de familias acaudaladas para apoderarse de zonas de humedales en Panamá.

  • Entre los involucrados por el parlamentario figuran la familia Motta y el hijo del magnate Alberto Vallarino. El señalamiento encendió las alarmas de los ecologistas opuestos a la depredación en áreas protegidas.

Por Domingo Urriola
Estudiante de Periodismo

El diputado Raúl Pineda, del PRD, dio una clarinada al advertir que poderosos grupos económicos han diseñado un plan para la apropiación de humedales aledaños al aeropuerto Internacional de Tocumen, donde serían desarrollados proyectos con un impacto negativo sobre el ecosistema en la Bahía de Panamá.

De inmediato, diversas organizaciones ambientales cerraron filas para manifestar su rechazo a la destrucción de zonas de humedales que colindan con el Aeropuerto Internacional de Tocumen, donde serán comprometidas más de 2.000 hectáreas en las que predominan los manglares y la vida silvestre.

Bayano digital intentó contactar a autoridades en Mi Ambiente, para conocer el punto de vista oficial sobre el escándalo revelado por Pineda, pero se encontró con un muro de silencio.

Sin embargo, Isaías Ramos, biólogo del Centro de Incidencia Ambiental (CIAM), comentó a

Biólogo Isaías Ramos, del CIAM. (Foto: Domingo Urriola).

este medio que “los manglares (barreras naturales de protección en caso de tsunamis) están en peligro, debido a los diferentes tipos de construcción” y usurpaciones que afectan el curso del río Juan Díaz.

Añadió que esos riesgos aumentan a causa de las modificaciones de los cuerpos de agua para ejecución de megaproyectos y la excesiva cantidad de desechos contaminantes depositados en esas zonas de humedales ricas en biodiversidad.

En 2015, la directora de la Sociedad Audubón de Panamá, Rosabel Miró, denunció la alarmante destrucción de manglares en Juan Díaz y exigió un estudio hidrológico integral, así como el respeto de normas que rigen sobre humedales marino-costeros.

Al respecto, Ramos advirtió que la construcción de rellenos y terracerías con cuatro y cinco metros de altura en áreas adyacentes a la Bahía de Panamá, provocan afectaciones a la comunidad de Juan Díaz, cuyos residentes “pagan los platos rotos” del mal diseño que causa inundaciones.

El ambientalista precisó que los rellenos, las cercas instaladas y el ahogo de manglares ante el flujo anormal de agua dulce y la disecación con el uso de sustancia químicas, están modificando en forma alarmante esas áreas, sin que sea aplicado un ordenamiento territorial y medidas que reduzcan el impacto ambiental.

Adujo que los verdaderos responsables de ese desorden son los gobiernos que no han dado solución definitiva al problema. “Es una dificultad de años, y no se trata de un solo lugar de afectación en la parte baja del río Juan Díaz, como solía pensarse, ya que ahora el daño alcanza a la parte media y alta del afluente”.

Comunidades bajo el agua

Entre los sitios afectados por inundaciones figuran Villa de las Acacias, Juan Díaz, Don Bosco, Tocumen, 24 de Diciembre, Felipillo y Pacora. Pero, las construcciones previstas ampliarían el escenario de vulnerabilidad en zonas urbanizadas.

Ramos indicó que “se debe obligar al Municipio y al Ministerio de Vivienda para contribuyan a frenar la planificación que se tiene”. Recomendó suspender la tala en zonas de vegetación y revisar el sistema de canalización que podría no responder en forma adecuada ante fenómenos climáticos extremos.

EL CIAM sugirió aplicar los estudios que ha realizado el Municipio de Panamá, en los que participó un especialista de Holanda, quien remarcó: “en vez de quitarle parte del espacio al río, es mejor dárselo”. El CIAM investiga, además, el estado de la Bahía de Panamá en los últimos 35 años, y promueve la educación ambiental en escuelas y comunidades.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here