Comité panameño exige que Varela rechace el despojo y la ocupación del territorio palestino

0
176
un baño de sangre en Gaza, dejó 60 palestinos muertos por disparos de soldados israelíes.

COMITÉ PANAMEÑO DE SOLIDARIDAD CON PALESTINA

DECLARACIÓN

 “¿Cómo vamos a devolver los territorios ocupados? No hay nadie a quien devolvérselos. No hay tal cosa llamada palestinos” (Golda Meier, 1969).

El viaje del presidente Juan Carlos Varela al Reino Unido, Israel y Palestina retrata con precisión las contradicciones de la política exterior panameña.  En vez de servirse de su propia historia y experiencia para conducir su política exterior, Panamá se aleja cada vez más de ellas y anda a cada paso de tumbo en tumbo.

En noviembre de 2012, bajo la presidencia de Ricardo Martinelli y la cancillería del hoy presidente Varela, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas decidió por 138 votos a favor, 41 abstenciones y 9 votos en contra, admitir a Palestina como Estado Observador, un rango menor que el de Estado miembro.  

Los países que votaron en contra fueron, en orden de importancia: Estados Unidos, Israel, Canadá, República Checa, PANAMÁ, Palau, Micronesia, Nauru, y las Islas Marshall.  Tal fue la decisión del gobierno elitista y oligárquico, puesto por la invasión.   

Panamá, que logró la soberanía y el Canal y aún debe eliminar oprobiosas hipotecas a su territorio,  fue el único país del CONTINENTE y el único país hispanoparlante del MUNDO que votó en contra de Palestina. ¿Cómo se compara aquel protagonismo con el  actual de trastrocamiento internacional?

 El entonces presidente Ricardo Martinelli había dicho en 2010 que Panamá apoyaría siempre a Israel en “todos los foros internacionales” y que Israel era “Guardián de la Ciudad Santa de Jerusalén”, lo que exacerbó los ánimos a lo largo y ancho de la nación árabe y del mundo.

Panamá pareciera hoy un país oportunista, sin identidad y sin personalidad internacional.

El presidente Juan Carlos Varela visitará Palestina como última escala de su periplo, lo que explica el silencio en los medios nacionales sobre los territorios ocupados por Israel.

La subestimación de Palestina contrasta con la obsequiosidad con que el presidente Varela trata a Israel, un Estado genocida y  transgresor del Derecho Internacional que jamás ha apoyado a Panamá. 

Israel siempre apoyó a Estados Unidos, su principal valedor, contra Panamá.  Pero tampoco lo hizo el Reino Unido, la “pérfida Albión”, que se  abstuvo en la votación durante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reunido en Panamá en 1973 por la sencilla razón de que es aliada permanente de la superpotencia. 

En cambio, Panamá y Palestina han sufrido despojo y usurpación de territorios, expulsión y ocupación de poblados, opresión, negación del derecho a la existencia nacional, invasiones, denegación de justicia, asesinatos, violación e imposición de tratados, por parte de Israel y Estados Unidos. Este dolor compartido nos debería unir  más bien, y no distanciarnos.

 El presidente Varela estará en Israel durante el 70º aniversario de su fundación, fecha (1948) que también conmemora la sagrada  Nakba del pueblo palestino, expulsado de sus tierras por el sionismo que lo mantiene en inhumano cautiverio.

Consideramos como inadmisibles las matanzas indiscriminadas de Israel a los palestinos, que protestan pacíficamente por el Derecho al Retorno  a sus tierras y viviendas, hoy ocupadas por asentamientos ilegales prohibidos por el Consejo de Seguridad de la ONU.  Exigimos que se ordene una investigación independiente, seria y autorizada de la  represión genocida a la resistencia palestina por Israel desde el 30 de marzo de 2018.

Exigimos también que Panamá se distancie de todo conflicto militar; rechace las intervenciones extranjeras en los asuntos internos de los Estados; establezca firmes y plenas relaciones diplomáticas con Palestina; coadyuve a un tratado de paz entre Israel y Palestina; rechace el traslado de las embajadas de Estados Unidos y Guatemala a Jerusalén y colabore para que se enjuicie por genocidio a funcionarios responsables de Israel ante el Tribunal Penal Internacional.

 La República de Panamá no es un rincón lúgubre del planeta. Nuestro pueblo mantendrá siempre encendida  la antorcha de la paz, para que se haga la luz mediante el pleno respeto a los derechos ajenos,  como lo advirtió proféticamente el presidente de México, el Benemérito Benito Juárez.

Panamá, 13 de mayo de 2018

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here