Choque de idearios e intereses en la patria de Bolívar

0
48
Recursos petroleros defendidos por el pueblo venezolano.

Por Toracio Iturralde
Docente

Es evidente que lo que sucede en Venezuela es una lucha por el dominio de los recursos naturales y del reacomodo estratégico de fuerzas e intereses exógenos. En ese contexto, sobresale una estrategia globalista de hegemonía y la resistencia del pueblo venezolano al intervencionismo.

Como quiera que el sistema global del capitalismo está en crisis, y se tensan dos fuerzas, la hegemónica y la multilateral, Venezuela se convierte en el epicentro en el que las potencias miden fuerzas y capacidad de influencia.

Hay que valorar la proyección que tiene Venezuela con sus riquezas naturales y el modelo de desarrollo trazado para comprender por qué Estados Unidos aplica el bloqueo económico y plantea una guerra política e ideológica en la actualidad.

Bolivarismo vs monroísmo

Es evidente que se enfrentan dos idearios contradictorios en Venezuela. Ese hecho tiene repercusiones en Latinoamérica y se expresa a través del bolivarismo y el monroísmo. Esas tendencias tuvieron su clarificación específica durante el Congreso Anfictiónico de Panamá, el 22 de junio de 1826.

En el contexto del Congreso Anfictiónico, la delegación norteamericana recibió instrucciones conocidas como las Instrucciones de Henry Clay. En ellas, se buscó desconocer la necesidad de una unidad de un conjunto de naciones co un mismo origen y cultura.

Dos formas de enfoque regional y mundial están en vías de colisión: Por un lado, figura el proyecto de Bolívar, expresado en la Carta de Jamaica: “Es una idea grandiosa pretender formar de todo el Nuevo Mundo, una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debería, por consiguiente, tener un solo gobierno que confederase los diferentes Estados que hayan de formarse”. Por otro lado, está la posición dominante de Monroe: “América para los americanos”.

Ello explica el interés de Estados Unidos para deshacerse de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y contener los planes de integración latinoamericana. Washington se opone a cualquier forma de relación interamericana que sea contraria a los intereses monroístas.

El ideario de Simón Bolívar, honrado por el desaparecido comandante Hugo Chávez, contribuye al desarrollo independiente de la región y apuesta a la relación multilateral, pero la intención hegemónica de los Estados Unidos, sobre todo en su “traspatio”, es enfrentada por el gobierno bolivariano de Venezuela.

La concepción bolivariana se impondrá más temprano que tarde, porque es intrínseca a la personalidad latinoamericana. Responde a los objetivos de desarrollo independiente y multilateral. Venezuela es territorio de luchas en múltiples dimensiones y de una firme respuesta popular contra acciones planificadas por el imperio, y ejecutadas con la complicidad de la oligarquía interna y externa.

Tal cual dijo el general Omar Torrijos, líder del proceso de liberación panameño: “La oligarquía no tiene nacionalidad, su himno nacional es el sonido de la caja registradora”. Por ello, en su complicidad, la oligarquía ha sido capaz de pedir intervenciones militares criminales en la patria bolivariana, como ocurrió previamente en Panamá en 1989.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here