#ChifeaTuBolsa convierte al plástico en tiro al blanco

0
104
Dos mujeres cargan productos en bolsas plásticas tras realizar algunas compras. (Foto: EFE).

Por David Carrasco

Más de 50 organizaciones ecologistas coaligadas en un mismo objetivo en materia ambiental se proponen preparar el camino hacia el abandono progresivo y definitivo de bolsas plásticas desechables que contaminan los litorales de ríos y océanos. El tema ha sido definido como una prioridad nacional en 2019.

Sandra Álvarez, dirigente de la organización ecologista Tortuguías y del Comité de Establecimiento de la campaña, explicó la iniciativa y sostuvo que “el objetivo principal es darle herramientas” y generar alternativas a las empresas que tradicionalmente proveen bolsas plásticas a sus clientes para empacar productos y víveres.

La activista indicó que han sido efectuados acercamientos a más de 1.600 compañías, con el propósito de que se sumen en forma voluntaria a la campaña #ChifeaTuBolsa, orientada al fiel cumplimiento de la Ley 1 de 19 de enero de 2018, que prohíbe el uso de bolsas plásticas en los establecimientos comerciales en Panamá.

De acuerdo con la legislación sancionada por el presidente de la república, la medida restrictiva de impacto ambiental empezará a regir el 20 de julio de 2019 para los supermercados, farmacias y minoristas, mientras que, en el caso de almacenes mayoristas, entrará en vigor desde el 20 de enero de 2020.

Álvarez reconoció la importancia del cabal cumplimiento de la ley y la conveniencia de que la ciudadanía la adopte como un compromiso ecológico para devolver la salud al golpeado ecosistema marino y costero, degradado por la contaminación de bolsas de plástico, que son el desecho más común en todo el planeta.

Tortuga marina afectada por las bolsas plásticas.

Subrayó que la propuesta apela a un comportamiento responsable de los consumidores y las empresas, y abarca el uso intensivo de las redes sociales para sensibilizar a la población e instarla a mantener un ambiente natural libre de elementos que puedan contaminarlo. Ello implica la masificación de mensajes persuasivos a los ciudadanos.

Previamente, la organización ecologista MarViva lanzó la campaña de comunicación con la etiqueta #ChaoPlásticoDesechable, como parte del proyecto Fortalecimiento del Marco Regulatorio para la Reducción por Contaminación por Plásticos en el Mar.

Magdalena Velásquez, representante de MarViva, planteó que “buscamos cambiar los hábitos de consumo hacia unos más responsables; disminuir el consumo de botellas plásticas de un solo uso, e informar y sensibilizar del impacto del plástico desechable en los ambientes marinos y costeros, así como sobre los mitos y percepciones equivocadas sobre el tratamiento de residuos”.

Residuos plásticos: una amenaza

Los enormes depósitos de basura plástica que van a dar al mar arrastrados por ríos y quebradas, generan preocupación entre los científicos, debido a que son consumidos por peces, tortugas y cetáceos. Varios gobiernos de países de la región que apuestan por la cultura ecológica han desarrollado programas que incluyen la prohibición de bolsas plásticas en las urbes, en respuesta a ese desafío.

En el ámbito mundial, menos del cinco por ciento de las bolsas son recicladas, y son utilizadas un trillón de bolsas de plástico anualmente. La población debería saber que en la sociedad de consumo se necesitan alrededor de 100 millones de barriles de petróleo para fabricar las mismas bolsas y cada 2,6 kilómetros cuadrados de océano, tienen unas 46,000 piezas de plástico flotando en las aguas.

De acuerdo a un estudio de 2016 de la británica Universidad de Plymouth, más de 700.000 fibras plásticas microscópicas se liberan en cada lavado de seis kilos de ropa en una lavadora doméstica y 1,7 gramos de fibras pueden liberarse en el lavado de una sola chaqueta sintética, según la estadounidense Universidad de California. En otras palabras, el plástico no reciclado se ha convertido en un problema planetario.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here