Casi listo: el gasoducto que conectará a Rusia y China está terminado en un 99%

0
17
Logo de Gazprom. (Foto: © Sputnik / Artur Lebedev).

Sputnik

La principal empresa gasística rusa, Gazprom, ha construido más del 99% del gasoducto Sila Sibiri (Fuerza de Siberia) que llevará el combustible hasta China, según la presentación que realizó la compañía durante el Día del Inversor.

Los datos sobre la preparación de la sección que va desde el yacimiento Chayándinskoe hasta la frontera ruso-china fueron recogidos hasta el 20 de febrero.

A mediados de este mes, el presidente de Gazprom, Alexéi Miller, dijo que la compañía comenzará a suministrar gas a China a través del Sila Sibiri el 1 de diciembre del 2019. En enero, se informó de que Gazprom asignaría 147.500 millones de rublos (2.240 millones de dólares) para el proyecto durante este año.

En mayo del 2014, Gazprom y la china CNPC firmaron un acuerdo para el suministro de gas ruso al gigante asiático a través de la ruta oriental. El contrato fue suscrito por 30 años y prevé el suministro anual de 38.000 millones de metros cúbicos de gas ruso a China a través del gasoducto Sila Sibiri.

Moscú tiene previsto llevar a cabo la prueba del gasoducto de 3.000 km de largo para diciembre de este año.

Gazprom tiene la intención de convertirse en el mayor proveedor de gas para China, cubriendo más del 25% de sus necesidades para el año 2035, a medida que crezca la demanda de gas natural del país. China es el mayor importador de petróleo del mundo y el segundo mayor comprador de gas natural.

Más información:

Gazprom comenzará a suministrar gas a China antes de lo previsto, a partir del 1 de diciembre del 2019 en lugar del 20 de diciembre. Así lo informó Alexéi Miller, el jefe de la empresa gasística rusa.

Al mismo tiempo, las partes prestan mucha atención a los proyectos de suministro de gas ruso a China desde el Lejano Oriente y a lo largo de la ruta “occidental”.

Según Dmitri Lekuj, columnista de Sputnik, no hay nada sorprendente aquí, ya que China necesita el gas ruso y está dispuesta a pagar. Naturalmente, la parte rusa también está satisfecha, especialmente en el contexto de los obstáculos para el gas ruso en el oeste del gigantesco continente euroasiático.

Sin embargo, esto no significa que Rusia vaya a abandonar los mercados europeos.

La cosa es que la industria del gas rusa, incluso con cualquier diversificación de las rutas de transporte, no puede depender de un único comprador estratégico, y esto también es una cuestión de seguridad y de precios. Europa está controlada por EEUU, destaca el analista, lo que a su vez representa un peligro para Rusia y su comercio de combustible.

Gasoducto. (Foto: @Sputnik / Alexei Nikolsky).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here