Carta Abierta al presidente Juan Carlos Varela

0
125
Productores protestan por las importaciones.

Carta Abierta al presidente Juan Carlos Varela

Las Organizaciones abajo firmantes nos pronunciamos ante los últimos acontecimientos acaecidos en el Río La Villa y Divisa.

Cuando un Presidente desoye el grito de su pueblo – vox populi – vox Dei- deja de ser presidente, pierde toda legitimidad y pasa a ser autoritario… un represor, pues ya no escucha la vox Dei, que siempre está en favor de aquellos que no tienen acceso a la justicia.

Aunque el diálogo es una forma de gobierno, el utilizarlo para dilatar la solución a los problemas es pervertirlo, es una estrategia politiquera para postergar para otros gobiernos las soluciones…

¿Qué diálogo ha terminado con conclusiones en el periodo de Juan Carlos Varela? Solo le recordamos, Sr. Presidente, que usted se burló de los diálogos de Barro Blanco sin importarle corromper a sus actores, causando una desdicha a la Nación y al pueblo gnäbe, con esos acuerdos espurios sin fecha y sin responsables. Por eso hasta ahora no hay ninguna solución.

Ahora quiere seguir con esa estrategia de postergar el diálogo

Los Productores organizados se estaban manifestando para exigir sus derechos de dar alimento a su familia y al pueblo, por medio de su esfuerzo para lograr la seguridad y la soberanía alimentaria. Nada más que eso. ¿La respuesta del Gobierno? Represión… como ya hizo el 21 de noviembre en Barú. En este caso, mienten y desconocen el Código Agrario, acusando a cuatrocientas familias de “invasoras” cuando el artículo 2, numeral 2, les reconoce el derecho de la posesión a la tierra.

La protesta reciente fue provocada por el incumplimiento de la palabra del presidente de la República, tras las propuestas de Unidos por el Agro hace meses, en la ciudad de Chitré. Nadie estaba pidiendo un diálogo. Era una protesta ante el incumplimiento de los nueve puntos discutidos anteriormente.

Usted envió a sus ministros sin que nadie los estuviera esperando y además, sin traer ningún mandato claro, solo recriminaciones. Por supuesto que no los iban a recibir con aplausos y banda de música. Además, ya sus tropas de choque habían prendido el rancho desde la primera protesta en el Puente del Río La Villa. NO SE PUEDE DIALOGAR ASI.

Todo indica que la decisión y acción real va dirigida a destruir al sector agropecuario y sus actuales productores, con el fin de que se les haga imposible a los productores pagar sus préstamos agropecuarios y así, perder sus tierras y viviendas; para luego, comprar a precio de remate las fincas y seguir con el acaparamiento de tierras y cumpliendo con las órdenes de los organismos financieros internacionales. ¿Qué otra cosa podríamos pensar si, usted, Sr. Juan Carlos Varela con su ministro de Desarrollo Agropecuario, permiten las importaciones mientras nuestros productores y sus familias están cosechando?

Esto no es más que un despojo y acaparamiento de tierras y viviendas que afecta a la economía del país, a la vida misma, hace crecer la pobreza y crea un futuro incierto a la gran mayoría de la sociedad panameña.

Usted, Sr. Juan Carlos Varela, es el responsable del desorden público. Y hoy, con premeditación y alevosía manda a encarcelar a algunos líderes para seguir desencadenando más violencia. Pues es violencia lo que se produce con órdenes injustas. Está generando un clima de desasosiego e indignación en toda la sociedad panameña a la vez que condena al país a sufrir de una creciente dependencia alimentaria, la cual debilita el propio ejercicio de la soberanía nacional. Está socavando las bases de nuestra Nación, la familia rural y la esencia de nuestra identidad nacional a cambio del enriquecimiento de unos pocos importadores.

Hacemos nuestro el llamado de los productores a se renegocien inmediatamente los aspectos agropecuarios e industriales contenidos en los tratados de libre comercio. Así mismo exigimos el cese de las importaciones que dañan al productor nacional, el cual debe ser objeto de protección por parte del Estado. Solo una política integral guiada por la idea de la soberanía alimentaria podrá salvar a nuestro sector agropecuario.
El país se acerca a la Navidad. Pero así, no hay manera que sea una noche de paz. Si no da la contraorden de liberar a los detenidos… Santa Librada se lo demandará.

Dado en la Ciudad de Panamá, el día 21 de diciembre de 2018

Alianza Estratégica Nacional
Movimiento de Refundación Nacional (MIREN)
Colectivo Bayano
Central Nacional de Trabajadores de Panamá (CNTP)
Fundación Generación sin Límites
Confederación Unificada de Trabajadores de Panamá (CUTP)
Frente Santeño Contra la Minería

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here